aviso96

LA DIRECCIÓN CREE QUE TODO EL MONTE ES ORÉGANO

Tras las prisas mostradas en la 31ª Reunión de la Mesa Negociadora por la Dirección y el intenso calendario de reuniones que propuso (y se aceptó por los sindicatos) la 32ª Reunión celebrada el lunes 23, supuso una decepción, sobre todo por la actitud mostrada por el Director de Recursos Humanos, que al parecer, no distingue bien entre imponer y negociar, y que cuando las cosas no van por el camino que él marca, se enfada y se lleva la pelota.
Los sindicatos comenzamos la reunión exponiendo los temas que consideramos deben constituir el orden del día de  la reunión prevista para el día 24:  Jornada laboral, Tabla de permisos, Jubilación parcial, Derechos y garantías sindicales y Clausulas de garantía y salvaguardia del futuro convenio.

A ello responde la Dirección que esto supone una vuelta al inicio y que consideran imprescindible alcanzar una flexibilidad suficiente para cubrir las vacantes previstas por el ERE (¿flexibilidad =desregulación de las condiciones de trabajo?) y tablas salariales y flexibilidad en la contratación.

 

Desde los sindicatos se le responde que lo primero que deben hacer es convertir en contratos a tiempo completos todos los contratos parciales que quedan, no sólo para paliar las necesidades de personal que reconocen va a producir el ERE, si no porque, además es una palabra dada a estos trabajadores y trabajadoras que también han incumplido.

A esta exigencia contestan que la Ley les impide contratar y que por ello no pueden dar este paso, además de suponer más de dos millones de euros esta transformación, algo con lo que no estamos de acuerdo, por supuesto.
Resultaría cómico este pretexto si la situación de estos compañeros no fuera tan grave, ya que, acto seguido, nos lanzan su propuesta de introducir en Metro el contrato temporal para paliar posibles desajustes de plantilla de cara al futuro, ¿pero no les prohíbe la ley contratar?¿Para qué quieren entonces este contrato?

Los sindicatos sólo admitimos una forma de contrato temporal: el que condiciona la ley vinculado a la jubilación parcial.
Quieren que se abra una mesa técnica de la Operativa para tratar sus temas, sobre todo la forma de cubrir las vacantes del ERE, pudiendo desarrollar sus acuerdos en la Comisión de Seguimiento, posteriormente a la firma del convenio. ¡¡No tienen cara!!.

También lanzan que el Convenio tiene que tener una duración de tres años con congelación salarial (2013, 2014 y 2015). Y que las tablas salariales son las que se están aplicando en la actualidad, a no ser que un juzgado imponga otra, que dicen acatarían, ¡¡No faltaba más!! Entre sus aspiraciones también tienen anular, por obsoletas y no ajustadas a la ley, varias clausulas del convenio, entre ellas la 21, 22, 23, 33, etc.

Los sindicatos, mantenemos nuestra plataforma, y por ello exponemos las propuestas económicas (incremento de algunos pluses y gratificaciones) y les indicamos que nuestra tabla salarial de partida es la que resulta de aplicar el convenio 2009/12 a fecha 31/12/2012.

También recordamos que nuestra plataforma sólo recoge los años 2013 y 2014, sin congelación salarial en 2014.Aceptamos abrir Mesas Técnicas pero deben abrirse en todas las áreas: oficio, operativa y técnicos y administrativos.

Desde Solidaridad Obrera les reprochamos que nos resulta inconcebible que, la Dirección de una empresa como Metro, con tanto asesor, técnico y tanto mandatario titulado, no sea capaz de tener hecho ni siquiera un estudio del impacto que este ERE va a producir en la plantilla y, obviamente, en el servicio diario, y que tampoco tengan previstas medidas para paliarlo. En cualquier empresa seria habría un plan B, pero aquí no tienen ni siquiera el plan A. Contesta indignado el Director de Recursos Humanos que sí hay un plan B, que además no es de la Dirección: aplicar el artículo 41 (Modificación de la condiciones sustanciales de trabajo) del E.T. Dando muestras ,una vez más, de su “talante negociador” y de lo poco que dice de la capacidad de gestión y decisión de la que puede presumir esta Dirección.
También les recordamos que este Convenio es de todos los trabajadores, que serán ellos los que decidan aprobarlo o no y que, si de verdad quieren que llegue a buen puerto, bajo ninguna circunstancia pueden pretender que sean los trabajadores y trabajadoras que se queden los que paguen el ERE.

Solidaridad Obrera no va a consentir, que se empeoren los derechos y condiciones actuales de los trabajadores. En ese acuerdo no vamos a estar, que quede bien claro.

Madrid 24 de septiembre de 2013
Por Solidaridad Obrera
La Junta Sindical