Archivo de la categoría: Contramarcha

CONTRAMARCHA 80 – ELECCIONES SINDICALES 2019

ELECCIONES SINDICALES

Atrasamos las elecciones sindicales para no coincidir con las elecciones políticas de todo tipo de la pasada primavera. Las atrasamos por un acuerdo muy mayoritario y de asamblea, para un noviembre que suponíamos más tranquilo y asegurábamos, de paso, tener 35 representantes a elegir en el Comité de Empresa, en vez de los 33 actuales.
En nuestras elecciones, las sindicales, nos jugamos la relación de fuerzas que tendremos los próximos cuatro años para enfrentarnos a los planes políticos de las derechas y las izquierdas de siempre, pues tanto monta. Una vez concluídas éstas, comenzaremos los trámites para la negociación del nuevo Convenio Colectivo. Si queremos hacer frente a los planes destructivos con fortaleza necesitamos una Solidaridad Obrera con una muy buena representación.
No vamos a entrar en descalificaciones, ni en enfrentamientos estériles con otras organizaciones sindicales. Cada trabajador y cada trabajadora deben valorar quien es, qué ha hecho y qué hace cada cual. Lamentaremos sinceramente que en la campaña aparezcan insultos, descalificaciones, medias verdades o sensacionalismos victimistas, que a nada bueno nos conducen. Nuestro enemigo no son los demás sindicatos, sino la Dirección y el Gobierno de la Comunidad.
Por ello anunciamos desde ya que no vamos a contestar ni un solo ataque, ni una descalificación. Solo vamos a hablar de lo que hemos hecho, de lo que estamos haciendo y de lo que nos comprometemos a seguir realizando.
En Solidaridad Obrera, no prometemos. Nos comprometemos.

ELECCIONES SINDICALES, OTRA VEZ

No creemos que haya ningún sindicato más reacio a las elecciones sindicales que Solidaridad Obrera. Abiertamente tenemos que reconocer que no nos gustan en absoluto las elecciones sindicales. Creemos que no aportan nada a la lucha obrera, pero es un trámite legal del que no podemos escapar. Y realmente nada cambian, al menos en Metro desde 1990 en que nos presentamos por primera vez Solidaridad Obrera, prácticamente en las siete elecciones que se han dado desde entonces, los resultados han sido muy parecidos. La diversidad que hay en los trabajadores y trabajadoras que formamos el conjunto de la plantilla de Metro se refleja en sus organizaciones sindicales y en los resultados de las elecciones. Será muy difícil cambiar la correlación de fuerzas que tenemos en la actualidad, aunque desde Solidaridad Obrera lucharemos por recibir el máximo apoyo posible pues tenemos un reto muy importante por delante en los próximos meses y contar con una buena representación nos puede ayudar a defender las reivindicaciones, a mejorar las condiciones laborales y a cuidar de la salud y de la calidad de vida del conjunto de la plantilla.
Sabemos que no vamos a tener un respaldo masivo tal como obtienen los compañeros y compañeras de Plataforma Sindical en la EMT, pero vamos a luchar por mejorar ostensiblemente nuestros resultados anteriores llamando a la seriedad a la hora de votar. No queremos que nos apoyen quienes están siempre dispuestos a asumir cualquier directriz de la Dirección de Metro aun que suponga perdida de puestos de trabajo, no queremos que nos apoyen quienes solo buscan su beneficio personal, aunque fastidien a los demás, ni queremos apoyos de los caras, ni de los pelotas…
Queremos que quienes conocen nuestra forma de actuar, nos apoyen el 13 de noviembre. Queremos que quienes saben que las victorias se consiguen con la lucha colectiva, organizada y lo más unitaria posible, nos apoyen sin dudar el 13 de noviembre. Queremos que quienes tienen valores sociales, de solidaridad, empatía, generosidad y compañerismo, quienes defienden una nueva sociedad de iguales en armonía con la naturaleza, nos apoyen con fuerza el 13 de noviembre. Queremos que quienes ven en los demás trabajadoras y trabajadores a sus compañeras y compañeros, nos apoyen sin fisura alguna el próximo 13 de noviembre. No podemos perder ningún apoyo, tenemos que aglutinar como nunca, pues el futuro nos depara estar fuertes y unidos para defender los puestos de trabajo, los derechos y las conquistas.

CONTRAMARCHA 79 – Marzo 2019 – PROCESO ASAMBLEARIO, PROCESO DE LUCHA UNITARIO

https://www.solidaridadobrera.org/confederal/wp-content/uploads/2019/03/CONTRAMARCHA-79-web.pdf


Cuando el 14 de diciembre pasado, decidimos emprender un proceso asambleario, con asambleas sectoriales que buscasen los puntos propios de cada colectivo y los puntos comunes que nos llevasen a una Asamblea General, digna de ese nombre y capaz de recuperar la movilización; no podíamos esperar que en febrero saliéramos, en Manifestación por el centro de Madrid, más de mil trabajadores en unidad.

Venimos de una división enquistada que nos ha hecho mucho daño demasiado tiempo y que ha demostrado que no hay salida alguna en la división. Hacer este camino unitario no es fácil, ni está libre de problemas. Cada día surge una nueva piedra en el camino. Una nueva prueba que hay que superar. Hasta ahora hemos ido avanzando y es nuestra firme voluntad seguir haciéndolo en las próximas semanas, en los próximos meses.

El 1 de abril es nuestra próxima meta, día de juicio, de nuestro primer compañero con la enfermedad del amianto reconocida oficialmente, que lamentablemente falleció el pasado 4 de octubre.

La huelga del 1 de abril, de cuatro horas por turno, debe de ser masiva y la Concentración en Princesa 3-5 debe marcar un antes y un después. No hay excusa para no participar. Tenemos que acudir masivamente a ACUSAR a los culpables: la Dirección de Metro y los responsables políticos de la Comunidad de Madrid (PP + Cs)

Estos miserables que no han sido capaces de llegar a un acuerdo con la familia del compañero fallecido, Julián M R. Igual que no son capaces de llegar a acuerdo en NADA con sindicatos y trabajadores. Ni en la vigilancia sanitaria, ni el Fondo de Indemnizaciones, ni en la creación de empleo, ni en las productividades, ni en los calendarios de descansos… Solo tienen tiempo para forzar la legalidad, los derechos, las funciones… piden hacer horas extras de cualquier forma, colaborar en el desaguisado, hacer trabajos que no corresponden, etc. Todo ello sin renunciar al saqueo permanente de LO PÚBLICO vía externalizaciones, contratas privadas y subcontratas. Han logrado llevar a Metro a prestar el peor servicio desde la creación del Consorcio de Trans-portes en 1985. Nunca se ha puesto en peligro, como ahora, a los usuarios de este medio de trasporte, nunca las aglomeraciones han sido la norma, la escandalosa falta de plantilla, la falta de trenes, la falta de mantenimiento, las averías, las escaleras paradas, las diagonales condenadas, los ascensores parados, las estaciones abandonadas… este caos que quieren hacer habitual debiera ser causa de actuación policial y judicial, en vez de perseguir reprimir a las personas más desfavorecidas de esta sociedad con desahucios y detenciones

https://www.solidaridadobrera.org/confederal/wp-content/uploads/2019/03/CONTRAMARCHA-79-web.pdf

Contramarcha 78 – Diciembre 2018

NEGRAS TORMENTAS, CAMBIO CLIMATICO Y FASCISMO Unir los desastres que acompañan al cambio climático con el ascenso del fascismo a nivel internacional es fácil. Todos los “nuevos” lideres fascistas son negacionistas del cambio climático. Donald Trump retiró a EEUU del Acuerdo de París contra el cambio climático una vez accedió a la presidencia. El nuevo Presidente de Brasil Jair Bolsonaro, tras afirmar que “el cambio climático es un complot marxista”, designó a Tereza Cristina, líder del Frente Parlamentario de la Agropecuaria, como ministra de Agricultura y apoya propuestas como la presentada en 2017 para que 349.000 hectáreas de bosque amazónico dejen de ser tratadas como Floresta Nacional (nivel máximo de protección) para poder deforestar, vender, comprar, cultivar…etc. El pasado año, Brasil registró el mayor número de asesinatos de defensores del medio ambiente del mundo, con 57 muertes, el 80% de las cuales ocurrieron mientras protegían las riquezas naturales de la Amazonía. Mauricio Macri, presidente de Argentina se ha negado a incluir el tema del cambio climático en el Encuentro del G-20 celebrado estos días en Argentina, a pesar del deshielo de un 70% de sus glaciares. Que el capitalismo utiliza el fascismo en todas sus formas cuando se ve en peligro para asegurar su prevalencia, es un hecho sabido. Ya lo hizo a principios del siglo XX contra las pujantes revoluciones obreras, con el desastre humano y medioambiental que conllevó su apuesta por el nazismo y II Guerra Mundial. Ahora ante el peligro que para el capitalismo actual suponen las medidas de decrecimiento necesarias para frenar los desastres que causa cada vez más el cambio climático en forma de grandes lluvias, vientos desconocidos, incendios gigantescos, sequias de hambruna y desertización… etc.; apuesta nuevamente por el fascismo con nuevas caras “populistas”. En Europa el fascismo también está creciendo en todos los países, Alemania, Hungría, Francia, Italia… y también en España, en donde con el recurrente “problema catalán” se ha incentivado el fascismo más soez, desde partidos políticos y medios de comunicación. La lucha se demuestra global, todo está relacionado. Luchar contra el Fascismo, conlleva luchar contra el Capitalismo. Defender la Naturaleza, conlleva luchar contra el Capitalismo. Luchar por el Feminismo y contra el Machismo y el Patriarcado, conlleva luchar contra el Capitalismo. Luchar contra la Explotación y Precarización laboral, conlleva luchar contra el Capitalismo. El capitalismo alimenta y aviva el cambio climático, destruye la naturaleza buscando beneficios a cualquier coste. O acabamos con el capitalismo, o el capitalismo acabará con la vida en el planeta.

CONTRAMARCHA 77 JULIO 2018

Pincha aqui para bajarte el CONTRAMARCHA 77 web

NO HAY CAMBIO SIN LUCHA OBRERA

Si cuando publicamos el anterior número de este periódico, en enero pasado, nos hubieran dicho que en cinco meses ya no sería Cristina Cifuentes Presidenta de la Comunidad de Madrid, ni Mariano Rajoy, Presidente del Gobierno central, no nos lo hubiéramos creído. Si nos hubieran dicho que el PSOE de Pedro Sánchez gobernaría en la Moncloa, con o sin elecciones de por medio, tampoco nos lo creeríamos. Pensaríamos que para cambios así tendrían que haber ocurrido grandes movilizaciones obreras que habían acabado con ambos sátrapas y conquistado grandes reivindicaciones para la clase obrera y para la sociedad en general…
Pero si descontamos la huelga general feminista del 8 de marzo y las movilizaciones de la Coordinadora Estatal en defensa de las pensiones públicas, no ha habido grandes movilizaciones obreras; al menos del calibre necesario para echar abajo los gobiernos autonómico y central. Y por eso mismo no ha habido cambio real ni conquista alguna.
Cae Cifuentes por robar dos botes de crema facial en el Erosky y por sacarse “de aquella manera” el famoso Máster y cambia el gobierno autonómico, aunque muy poco, pues sigue en manos del PP con el apoyo imprescindible del recambio del sistema para la derecha: Ciudadanos. Y el central también cambia, propiciado por el Banco de Santander que era hasta entonces el sustento del PP.
El cambio de gobierno central no ha supuesto siquiera la mejora de los Presupuestos Generales del Estado que estaban en trámite de aprobación. Finalmente se han aprobado los presupuestos del PP. De derogar la Reforma Laboral, la Ley Mordaza, NI HABLAR. De frenar la política privatizadora de la sanidad y educación NADA DE NADA. De acabar con la precariedad y fomentar políticas de creación de empleo fijo y con derechos, TAMPOCO. Todo sigue igual, salvo dos gestos: acoger en Valencia los refugiados rescatados por el barco Aquarius y nombrar 11 ministras de un total de 18 que componen el gobierno.
Ya lo decíamos al principio, no hay cambio sin lucha obrera. Y lo volveremos a repetir próximamente pues en breve comienza otra vez el circo electoral y los vendedores de crecepelo volverán a nublar mentes y sentidos y se nos dirá de nuevo a la clase obrera que votando se consiguen no sé cuantas cosas… Así llevan más de cien años engañando al personal y les va bien, siguen viviendo del cuento… como los sindicatos del sistema, a los que en el anterior Contramarcha sacábamos fotografiándose con la Ministra Bañez, Mariano Rajoy y los presidentes de la Patronal CEOE y Cepyme, firmando la “extraordinaria” subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) para los próximos tres años condicionada al aumento del PIB por encima del 2,5. Tras el cambio del gobierno y de inyectarles cerca de nueve millones de euros en subvenciones vía Boletín Oficial del Estado, han vuelto a sacar el señuelo de otra nueva firma, esta vez el Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (¿será por nombre rimbombante?) En esta ocasión, solo con la Patronal, conteniendo todo un decálogo de peticiones y ninguna mejora para la clase obrera. Incluso vuelven a repetir el cuento de la subida del SMI.
Así nos va y así nos seguirá yendo, si no plantamos cara a tanta injusticia social planificada con verdadera lucha obrera. En Solidaridad Obrera continuaremos luchando en todos los frentes que nos sea posible, contra los graves problemas que nos amenazan. Seguiremos abiertos a la unidad para luchar. Otros parecen tener otras prioridades. Y mientras tanto sigue creciendo: “qué hay de lo mío?”, “Eso a mí no me afecta!”, “Eso había que haberlo hecho hace seis meses”, etc. Frases de siempre que denotan el egoísmo y competitividad en que han convertido la solidaridad de clase y la conciencia obrera que ahora brilla por su ausencia en amplias capas de la clase obrera. No hay cambio sin lucha obrera… ¡y lo sabes!

CONTRAMARCHA 76 Febrero 2018

Pincha aquí para ver el CONTRAMARCHA 76 web

Editorial

SI LUCHAMOS PODEMOS PERDER,

SI NO LUCHAMOS YA HEMOS PERDIDO

A pesar de los grandes anuncios del sistema sobre la salida de la crisis, sobre el gran crecimiento que está teniendo nuestro país en los datos macroeconómicos, sobre los presagios que el Fondo Monetario Internacional y otros organismos de planificación e imposición capitalista, a pesar del récord de turistas que se bate lo mismo que la temperatura del planeta cada mes que pasa… A pesar de todo ello, seguimos teniendo CUATRO MILLONES de trabajadores en paro y SEIS MILLONES en precariedad total. El panorama laboral es parecido al climático. El desastre no es que se vea venir, es que ya está instalado aquí y vive entre nosotros.

El fraude patronal en la contratación está a la orden del día, se realizan contratos por muy pocas horas y se dictan jornadas laborales maratonianas, se hacen horas extraordinarias que no se retribuyen, se exige diligencia y compromiso en contratos de una campaña de menos de un mes… Tenemos una juventud formada sin futuro alguno. Y tenemos otra juventud sin formación que ni tiene futuro, ni tampoco presente.

Así las cosas, los sindicatos del sistema CCOO y UGT, siguen poniendo la alfombra al paso imperial de la Patronal y Gobierno. Así acaban de refrendar la miseria salarial para este año 2018 y para los próximos 2019 y 2020 condicionando las próximas subidas a unas cifras de crecimiento y de creación de empleo dignas de una carta a los reyes magos. Y por si ello fuera poco, consienten que esta mísera subida no repercuta en los convenios colectivos que están referenciados al Salario Mínimo Interprofesional. Nunca han desligado las subidas del Euribor de las hipotecas a este valor referenciadas, por poner un ejemplo. Pero contra los trabajadores todo parece valer y todo se puede practicar. Colaborar tan vilmente con el Gobierno fascista del PP y la Patronal de ladrones y saqueadores que es la CEOE debiera significar el abandono en masa de los trabajadores de esas organizaciones de colaboración capitalista. Pero la conciencia de clase está por los suelos y el nivel de exigencia es mínimo, por no decir ninguno.

En Solidaridad Obrera, tras nuestro VII Congreso, vamos a continuar formándonos y formando a militantes y trabajadores para luchar en todas las oportunidades que se nos presenten, por la creación de empleo digno y con derechos; por la dignificación salarial, por una calidad de vida digna para trabajadoras y trabajadores, por el derecho a la cultura, por el derecho a la sanidad, por el derecho a los servicios públicos, por las pensiones públicas, en defensa de la naturaleza…

Y por ello, lucharemos contra la Patronal, el Gobierno y sus adláteres y colaboradores ya sean políticos o sindicales, contra quienes saquean lo público y empobrecen a la clase, contra quienes reprimen a quienes no callan y luchan, contra los montajes policiales, judiciales y mediáticos…

Estaremos en la calle y en los tajos dando la cara, como siempre hemos hecho, junto a quienes quieran luchar unitariamente por dar salidas colectivas para toda la clase obrera a los problemas y carencias actuales.

ORGULLOSOS DE PERTENECER A LA CLASE OBRERA

Contramarcha 74

Contramarcha 74

pincha aquí:  CONTRAMARCHA 74 web

Editorial

LA LUCHA ESTÁ EN LA CALLE Y NO EN EL PARLAMENTO

A pesar de lo cómodo que esta autodenominada democracia nos presenta la manera de cambiar las cosas, mejorar las condiciones de vida de la clase obrera, mejorar los salarios, los derechos… etc, lo cierto es que echando una papeleta cada cuatro años en una urna nunca ha cambiado nada. Eso sí, siempre han engañado e ilusionado en tal cambio a miles y cientos de miles de obreras y obreros. Cuando ya PP y PSOE están podridos completamente se sacan sus marcas blancas, Ciudadanos y Podemos para que se renueven los nombres, las caras y hasta las frases… pero nada más. Los medios inflan y desinflan a su antojo, al antojo del poder, a unos y otros y el juego continua.
CCOO, UGT SINDICATOS DEL PODER
En el mundo sindical no le hace falta ni siquiera marcas blancas. CCOO y UGT, sindicatos del régimen continúan haciendo su papel de “pilares del sistema” con su dialogo social para que todo continúe igual. Desde 2012 no han dado señal de vida alguna y eso que han caído chuzos de punta en lo laboral y social en este tiempo, pero claro luchar no es cosa de ellos. Ellos están para ir de despacho en despacho dialogando y pactando. Por ello ahora les quitan el polvo y los vuelven a sacar a la palestra y si hace falta fotografiarse con Podemos pues se fotografían y ya está. El caso es que vuelven a escena para más de lo mismo, para facilitar el camino al Gobierno (gobierne quien gobierne) y a la Patronal… Salieron a la calle el 15 y 18 de diciembre con estrepitoso fracaso y sin embargo los medios no hicieron sangre, sacaron fotos de cerca para que no se viese su soledad. Doce días antes La Marchas de la Dignidad habían cuadruplicado su asistencia por la Gran Via madrileña y los medios no dieron una sola línea informativa al respecto y es que Las Marchas de la Dignidad no las controla el poder establecido y no interesa que existan. Y si existen, no salen en los medios nada más que si hay que criminalizarlas.
Así estamos en esta difícil pelea de la lucha laboral y social. Solidaridad Obrera como muestra en este nuevo número de El Contramarcha prosigue su línea unitaria con los sindicatos alternativos y movimientos sociales, y en ello estamos pues solo nos jugamos lo que tenemos, el presente y el futuro. Nos va la vida en ello, aunque a muchos les cueste enterarse.
UN BORJA MARI EN METRO
A todos nos sorprende la poca seriedad política que gasta este país, pero son tantas las decepciones que una más nada significa. Y Metro no podía ser distinto. Tras los sucesivos cambios de Dirección, el nefasto González Velayos que sustituyó al caído en desgracia Ildefonso Matías y se encargó de malvender todas las propiedades inmobiliarias que a Metro le quedaban e impuso el ERE que puso el servicio de Metro a la altura del betún fue sustituido por el equipo de Juan Bravo que intenta reflotar el barco que se hundía irremediablemente y logra firmar un convenio colectivo con una notable creación de empleo que permite pensar en recuperar las cotas destrozadas por el ERE y la anterior gestión “empresarial”. Pues bien, lo suyo seria que este equipo que negocia y firma un convenio lo desarrolle, al menos durante su vigencia de cuatro años, 2016-2019. Que va, nada más firmar el convenio se cambia la Dirección y otro “zeñorito” borjamari aparece por el lugar. Un conocido que fue Viceconsejero de Transportes de la Comunidad y que para lo único que se acordó de Metro fue para insultar a sus trabajadores y sindicatos. Este nefasto personajillo es el que tenemos ahora por Dirección y como tal, al posar sus reales hace saber que le importa un pito lo realizado por el equipo anterior. Aquí, cada uno que llega hace lo que se le pone. Vamos a tener que pelear por que se cumpla el convenio, sino al tiempo.

Contramarcha 72 – O VENCEMOS O NOS ESCLAVIZAN

Editorial.-

O VENCEMOS O NOS ESCLAVIZAN

Se ha dicho hasta la extenuación que el capitalismo está dando sus últimos  coletazos; sin embargo desde Solidaridad Obrera no creemos que el sistema capitalista vaya a fenecer por sí mismo. Cada vez más capas de la población poseen sus “valores alienantes” y defienden sus injusticias y aberraciones, abiertamente. El capitalismo si tiene alguna virtud es la de adaptarse a todo tipo de condiciones y si le dejamos se adaptará también a la que se nos viene encima.

Las agresiones cometidas constantemente contra el medio ambiente, la conocida contaminación atmosférica, los cambios ejercidos contra la tierra y el mar (agroindustria, destrucción de la selva, vertidos industriales, residuos urbanos, contaminación de la aguas…) unidas al fin de las energías fósiles (petróleo, gas natural, carbón…) nos deparan una sociedad cada vez más violenta (guerras por el control de los pozos petrolíferos o minas (Irak, Afganistán. Siria, Yemen, Libia, Etiopia, Somalia…) y más autoritaria. El crecimiento del fascismo es evidente en los países europeos en los últimos años, coincidiendo con la agudización de la “crisis económica”: amplias capas de trabajadores y trabajadoras defienden abiertamente el racismo y la xenofobia contra los refugiados y migrantes, por ejemplo.

No crecemos las organizaciones revolucionarias, las que luchamos de manera horizontal por un mundo distinto, de igualdad, fraternidad, libertad, respeto a la naturaleza, decrecimiento… somos organizaciones “pequeñas” que aún estamos aprendiendo a trabajar en unidad. Aunque nos crecen los enanos y tenemos dificultades, de nuevo el electoralismo se mezcla en nuestras relaciones…

Tenemos que aprender deprisa, sembrar organización en los puestos de trabajo, en los barrios obreros, ejercitarnos en la lucha laboral y social. En definitiva preparar en la más amplia unidad la necesaria resistencia en el momento presente y el paso posterior a la ofensiva.

Nos va la vida en ello. O vencemos o nos esclavizan.

CONTRAMARCHA 72 – Descarga aquí

Contramarcha 71 – TRAS EL HUMO ELECTORAL NOS QUEDA LA LUCHA

TRAS EL HUMO ELECTORAL NOS QUEDA LA LUCHA

Ya paró el bochornoso espectáculo electoral que nada ha resuelto aunque amenazan con seguir siendo actualidad durante los próximos meses, debido a la “ingobernabilidad” que ha dejado los resultados del pasado 20D.

Nada ha cambiado, seguimos padeciendo la misma política, la misma ley del embudo, lo gordo para la Patronal y lo fino para los trabajadores; sigue la represión, los montajes policiales contra quienes luchan, la cárcel para los pobres, la impunidad para las clases dominantes; sigue la devastación de la naturaleza, de sus recursos, el derroche del petróleo y demás energías fósiles; siguen los incumplimientos de las promesas electorales y no municipalizan los servicios públicos que prestan los ayuntamientos, diputaciones o comunidades; siguen haciéndose más ricos los ricos y más pobres los pobres, sigue creciendo la desigualdad. Veinte personas tienen en nuestro país los mismos bienes que las trece millones de personas más pobres.

Esperar que todo ello se solucione por echar un papel a una urna es de ingenuos.

Nos queda como siempre la organización y la lucha. La organización que es algo más que afiliarse y pagar la cuota en un sindicato. Organizarse es participar activamente en todo lo que te rodea en la vida y no quedarse de mero espectador. Es no delegar en otros, si no asumir tus responsabilidades para contigo y para los demás, asumir que no hay salidas individuales pues son falsas, y que sólo las salidas colectivas nos salvan.

Lo más cómodo es no luchar y seguir esperando derrota tras derrota…pero todos sabemos que esta comodidad nos lleva al desastre.

Esto va calando en amplias capas de trabajadores y cada vez son más y más quienes se suman a las dudas contra este estado corrupto e injusto. Cada vez se están levantando más movilizaciones. Sumémonos.

CONTRAMARCHA 71 – Descarga aquí

Contramarcha 70

Contramarcha nº 70 en la web

Pincha aquí para verlo

 

 

REFUGIADOS EN EUROPA A ¿CAMPOS DE CONCENTRACIÓN?

Los refugiados sirios huyen de un país devastado por una guerra fraticida y sin control de la que no son responsables. Guerra y destrucción llevada a su país por los intereses del primer mundo (EEUU y Europa) para echar abajo al régimen de Bachar el Asad a cualquier precio y poner un gobierno títere que defienda sus intereses en la zona. Así,además de bombardear indiscriminadamente poblaciones civiles, EEUU ha financiado a ISIS (Estado Islámico) que ha conquistado extensas zonas ymasacrado miles de niños, mujeres y ancianos bajo acusaciones banales. También han financiadoa las Unidades de Protección Popular (YPG) Kurdas, mayoritarias en el Kurdistán sirio y acusadas también de “crímenes de guerra” contra la población árabe y turcomana; y ahora también se suman los bombardeos rusos que “defienden” a El Asad…

 

La Europa democrática se revuelve ante “la invasión” (Obispo Cañizares dixit) entre la pretensión de explotar a una población muy formada o impedir la llegada de estos refugiados a los que no se les puede discutir la razón de su condición, tal como se le discute a los refugiados de cualquier otra nacionalidad, por mucha guerra y aberración que haya en su país de origen, sobre todo si es africano. Los refugiados en su “larga marcha” de 3.110 km. hasta Alemania tienen que soportar aberraciones institucionales (lo de Hungría es de fascismo puro, lo de la policía griega de Syriza también), de las mafiasy de los nazis que no han dejado ningún albergue alemán para refugiados sin pegarle fuego. Ahora en invierno, entre barro, agua y frio, los refugiados esperan que este paraíso europeo, que tienen idealizado, no se convierta para siempre en el infierno que están padeciendo ante la indiferencia de casi toda la población.