Contramarcha 72 – O VENCEMOS O NOS ESCLAVIZAN

Editorial.-

O VENCEMOS O NOS ESCLAVIZAN

Se ha dicho hasta la extenuación que el capitalismo está dando sus últimos  coletazos; sin embargo desde Solidaridad Obrera no creemos que el sistema capitalista vaya a fenecer por sí mismo. Cada vez más capas de la población poseen sus “valores alienantes” y defienden sus injusticias y aberraciones, abiertamente. El capitalismo si tiene alguna virtud es la de adaptarse a todo tipo de condiciones y si le dejamos se adaptará también a la que se nos viene encima.

Las agresiones cometidas constantemente contra el medio ambiente, la conocida contaminación atmosférica, los cambios ejercidos contra la tierra y el mar (agroindustria, destrucción de la selva, vertidos industriales, residuos urbanos, contaminación de la aguas…) unidas al fin de las energías fósiles (petróleo, gas natural, carbón…) nos deparan una sociedad cada vez más violenta (guerras por el control de los pozos petrolíferos o minas (Irak, Afganistán. Siria, Yemen, Libia, Etiopia, Somalia…) y más autoritaria. El crecimiento del fascismo es evidente en los países europeos en los últimos años, coincidiendo con la agudización de la “crisis económica”: amplias capas de trabajadores y trabajadoras defienden abiertamente el racismo y la xenofobia contra los refugiados y migrantes, por ejemplo.

No crecemos las organizaciones revolucionarias, las que luchamos de manera horizontal por un mundo distinto, de igualdad, fraternidad, libertad, respeto a la naturaleza, decrecimiento… somos organizaciones “pequeñas” que aún estamos aprendiendo a trabajar en unidad. Aunque nos crecen los enanos y tenemos dificultades, de nuevo el electoralismo se mezcla en nuestras relaciones…

Tenemos que aprender deprisa, sembrar organización en los puestos de trabajo, en los barrios obreros, ejercitarnos en la lucha laboral y social. En definitiva preparar en la más amplia unidad la necesaria resistencia en el momento presente y el paso posterior a la ofensiva.

Nos va la vida en ello. O vencemos o nos esclavizan.

CONTRAMARCHA 72 – Descarga aquí