Contramarcha 69 Especial Elecciones 2015

Para ver el nuevo número de nuestro periódico Contramarcha pincha aquí: Contramarcha n 69 en pdf

DEMOS UNA OPORTUNIDAD A LA SOLIDARIDAD OBRERA

Errare humanum est, sed perseverare diabolicum”

(Errar es humano, persistir en el error es diabólico)

Cuatro años después [abril de 2011], una nueva cita electoral nos convoca a los trabajadores para elegir a los sindicatos que nos representarán ante la Empresa. Cuatro años de descomposición de las condiciones de trabajo. Cuatro años de pérdida continuada de poder adquisitivo de las rentas del trabajo (salarios). Cuatro años continuados de precarización laboral. Cuatro años de continuos escándalos de corrupción política en los que incluso se han visto implicados algunos “sindicalistas” de las dos principales centrales sindicales (POSE-PP, perdón CCOO-UGT). Cuatro años perdidos para la clase trabajadora. Este es el balance real de este periodo inter electoral.

El cansancio, el aburrimiento, el asco incluso, provocado por este patético panorama socio-laboral ha servido de abono para la proliferación de formaciones políticas y sindicales que intentarán medrar al socaire de la decepción y la repulsa instintiva a la corrupción de los trabajadores. Si en lo político PODEMOS asistir en nuestro país a la eclosión de nuevas-viejas ofertas partidistas, en lo sindical tenemos también viejas-nuevas ofertas de elección: desde una “renacida” CNT defensora de la abstención activa hasta la “renovada” oferta personalista del profesional de la liberación, pasando por la agrupación de los diferentes descartes críticos de otras formaciones en las siglas Co.bas y la desaparición de algún rancio nombre de evocación nacional-falangista.

Pero si en lo político es incierto el resultado de este año preñado de citas electorales, en lo sindical no albergamos demasiadas esperanzas en volcar el resultado de 2011. La presencia fetichista en el imaginario colectivo de la clase trabajadora de CC.OO y UGT, gracias a la propaganda institucional y a la continua apelación a un pasado tan pretendidamente mítico como realmente decepcionante para la clase obrera de este país, y la monopolización de la categoría más influyente de Metro de Madrid –electoralmente hablando- por un sindicato “no político” (¿qué es entonces, cultural, deportivo, religioso,…?) permiten poco margen para el optimismo.

En estos cuatro años hemos asistido también al robo de nuestro salario con el incumplimiento patronal de las cláusulas de revisión y subida salarial del convenio 2009-2012. Tan solo Solidaridad Obrera porfió por la movilización y la acción sindical contra este expolio de nuestro salario. Propuestas de movilizaciones, paros y otras acciones defensivas fueron desactivadas una y otra vez por las fuerzas sindicales afines a la empresa; unas por “no ser políticas” y otras porque sus ejecutivas de más alto rango (regionales y nacionales) así se lo imponían. Recientemente hemos recibido la respuesta judicial a las denuncias que nos contaron que “teníamos ganadas” respecto a este asunto con el resultado que cabía esperar: a favor de la empresa.

Errar es humano” decían los antiguos latinos. Porfiar en el error es también de humanos, pero de humanos ignorantes. Cuando los trabajadores vemos una y otra vez como nuestros representantes, políticos o sindicales, traicionan las promesas, los programas y las ideas que decían defender, solo nos queda abandonar a esta casta de parásitos sociales y poner en práctica aquel principio que nos legaron los padres del movimiento obrero internacional: la solidaridad obrera.

Ante el ruido mediático que atruena nuestra sociedad, en estos momentos de emergencia social en los que diferentes grupos de las castas y élites sociales pugnan por controlar las fuentes de generación de riqueza, a los trabajadores solo nos queda reconocernos unos a otros como iguales, auto organizarnos en sindicatos de lucha y poner en práctica la Solidaridad Obrera.

 

 

CANDIDATOS – COLEGIO DE TÉCNICOS

COLEGIO DE TÉCNICOS

 

1.- Javier E. Montero Arango (Téc Línea)

2.- Antonio Peñuelas Igualada (TEI)

3.- Antonio Lozano Grande (TAS)

4.- David Moreno Durango (TAS)

5.- Maite Idiazábal Escribá (Aux Téc Mov PM)

6.- Jonathan De Val Morales (Téc Línea)

7.- Israel Nistal Fernández (Aux Téc Señales)

8.- José Antonio Olivares López (Aux Téc LA)

9.- Julia Rosales Peco (Aux Téc)

10.- Víctor J. Martin Rodríguez (TAS)

11.- Mª Nieves Fernández Gómez (Téc Ayud)

12.- Alejandro Sanz Bonacho (Aux Téc Señales)

13.- Antonio Villalobos Monfort (Maestro)

14.- Santiago Martin González (Téc Espec MM)

15.- Pedro Gómez De Miguelsanz (Téc Ayud)

 

16.- Mariano Romera Royo (Maestro)

Antonio Lozano Técnico

Antonio Lozano Técnico

Solidaridad Obrera, como sindicato alternativo y de clase obrera, siempre ha defendido unos principios como la unidad de los trabajadores, la democracia directa y la toma de decisiones de manera asamblearia, el apoyo mutuo y la autogestión frente a sectarismos, subvenciones y despotismos.

Por esto forma parte de Soli, y creo que sus candidaturas deben ser apoyadas masivamente en las elecciones sindicales de este año, que han de ser determinantes de una nueva realidad, mejor para la mayoría y no solo para unos pocos, como es en la actualidad.

Jonathan de Val

Dejando a un lado la política, que no vale de mucho en estos tiempos, me gustaría resaltar los valores y principios de las personas. Unión, respeto, sinceridad, lucha, ayuda… son algunos de los tantos imprescindibles para prosperar y mejorar en cualquier grupo de personas que tienen un fin común, ya sea en el trabajo, en la familia, en una ciudad o en un país.

Sin duda creo que La Soli defiende todos estos valores y trabaja para un bien común, esa fue la razón por la que entré en La Soli y por la que los compañeros/as deberían unirse, para luchar por sus principios y sus derechos, buscando un bien común, no cada uno por un lado, como viene siendo hasta ahora.

Jonathan de Val

 

 

Javier Montero Arango

La voz de las Asambleas

Me piden, a modo de presentación, un recorrido de mi trayectoria en Metro desde mi ingreso allá por mayo del 83, hace la friolera de 32 años. Comencé mi andadura como Jefe de Tren, categoría con la que se accedía al curso de conductor al ingresar de la calle, al acabar este curso “ascendí” a conductor, aprobando, a principios del 85 a Auxiliar de Circulación. Pasamos después a ser Jefes de Circulación a mediados de 1989 y en 2001, el Convenio Colectivo, de infausto recuerdo, nos convirtió en Técnicos de Línea.

Aunque el resumen de mi “carrera” en Metro llega escasamente a los cinco renglones, si he vivido todo tipo de situaciones, desde pactos de eficacia limitada, hasta huelgas “salvajes” (sin obligación de comunicarlas); desde luchas feroces por conseguir convenios dignos, hasta venta de derechos de los trabajadores; desde negociaciones secretas a espaldas de los trabajadores/as, hasta huelgas saltándonos servicios mínimos; desde traiciones a los trabajadores, hasta a firmas de convenios por las direcciones regionales de sindicatos o federaciones; etc.

Pues en todas estas situaciones había un denominador común, Solidaridad Obrera siempre se mantuvo en el mismo lado, defendiendo los derechos de los trabajadores frente a los que los cambian por prebendas sindicales, por mejoras sectoriales o por incrementos salariales miserables; defendiendo los puestos de trabajo frente a los que los vendían de espaldas a los trabajadores; peleando por mejorar nuestras condiciones laborales frente a los que se conforman con perder poco; manteniendo la lucha cuando cunde el desánimo; no permitiendo que se extienda el desánimo ni la desunión.

Todos sabemos que Solidaridad Obrera es un sindicato pequeño, sin otra financiación que la que aportan sus afiliados; que abre sus puertas y medios a todo el que lo necesita, sin mirar su procedencia, que tiene como meta la defensa de los trabajadores, de TODOS los trabajadores.

También sabemos que es la única garantía de que los trabajadores y trabajadoras de Metro tendrán la información más veraz, que son la única garantía de frenar los intentos continuos precarizar nuestras condiciones de trabajo, que son la única garantía de que la voz de las Asambleas de Trabajadores llegue a las mesas de negociación, que son la única garantía de defender hasta el final a los trabajadores, sin directrices externas, sin intereses sectarios, sin negociaciones secretas y paralelas, etc.

Dice Sabina que “nos sobran los motivos” y es cierto, sobran los motivos para votar a Solidaridad Obrera en las elecciones sindicales del próximo 13 de mayo.

Que es fundamental que Solidaridad Obrera esté presente en las mesas de negociación se ha demostrado en estos últimos convenios, sobre todo este último, cuando su participación activa en las negociaciones ha llevado a un ERE voluntario lo que iba a ser un ERE traumático para un número importante de trabajadores y una reducción salarial para el resto.

Pero hay un motivo más importante todavía para apoyar a Solidaridad Obrera: ya es hora que tenga el peso suficiente en el Comité de Empresa para poder tener poder de decisión, que pueda marcar el rumbo y romper la tendencia a la que nos dirige la deriva de los que actualmente tienen este poder. Esto será lo que marque la diferencia entre seguir como hasta ahora a que cambiemos las cosas de verdad.

Solidaridad Obrera ha demostrado en estos últimos años y convenios que asume su responsabilidad, que no es un mero comparsa en el comité de Empresa, y que conseguiría mucho más si tuviera un mayor peso en la toma de decisiones del mismo.

Por eso, apoyar a Solidaridad Obrera es apoyar que los trabajadores y las trabajadoras de Metro, estén presentes en las negociaciones, que nadie negociará por ellos, que sus condiciones de trabajo no están en venta.

Javier Montero Arango

 

Técnico de Línea 5058

Antonio Peñuelas

¿EL NO POR EL NO?

Va a hacer ahora 14 años que empecé a trabajar en Metro, y recuerdo que mi primer contacto sindical fue estando en el curso que te dan de formación recién entrado. Mis compañeros y yo fuimos abordados por personas de UGT y CCOO en busca de nuestra afiliación indicándonos que, como aún estábamos en periodo de prueba nos vendría bien la afiliación sindical, eso sí, siempre y cuando fuesen a los suyos para que dicho proceso fuese favorable. Algunos de mis compañeros, por miedo de poderse quedar fuera de Metro si suspendían la formación, se afiliaron, no fue mi caso y aquí sigo…

Una vez ya trabajando en Comunicaciones, cuando los compañeros hablaban de temas de los sindicatos, a mí eso me sonaba a chino, ellos te iban contando un poco de cada sindicato según les había ido a cada uno de ellos y su valoración, pero a groso modo era: el SCMM, esos sólo miran para ellos; CCOO da igual, si los que están en Metro no firman algo, los destituyen ponen a otros y lo firman; en UGT fueron los primeros que reventaron los convenios, firmando pactos de eficacia limitada, y así uno tras de otro hasta que llegaba el turno de La Soli y decían… Esos son unos radicales, que a todo dicen NO pero… son lo que más luchan, son los que nos tienen más informados de todo lo que ocurre, diciendo siempre la verdad sin dobleces ni intereses, sin buscar rédito electoral ni personal y si no estuviese afiliado a otro sindicato sería de La Soli.

Poco a poco, según fui conociendo más a mis compañeros, fui descubriendo que el perfil de la inmensa mayoría de los que estaban afiliados a La Soli era diferente al resto, eran distintos, miraban más por el bien del conjunto de la sección y no por el propio, como hacían otros. Fue en ese momento cuando le pedí al compañero Julián Méndez Gorines que colaboraba activamente en el sindicato, me hiciese el favor de traerme una hoja de afiliación. Así empezó mi vinculación con Solidaridad Obrera.

Otra cosa que valoro de Solidaridad Obrera es que no va en busca de afiliación, quien quiere afiliarse va y se afilia. Esto me hace reflexionar sobre los métodos que utilizan otros sindicatos, que prometen lo que sea a cambio de afiliación (favores, ascensos, privilegios, llevarles algún tema legal a un conjunto de ellos siempre que se afilien, aunque dicha reclamación sea completamente opuesta a lo que le hayan prometido a otros de sus afiliados y solo por el simple hecho de un puñado de afiliaciones)

Pero como digo yo, ya somos todos mayorcitos y tenemos lo que nos merecemos.

Pero tenemos ahora, en pocos días, la posibilidad de cambiar esta situación  y por eso voy a votar a Solidaridad Obrera, pero no basaré mi voto en unas siglas, basaré mi voto en las numerosas PERSONAS que trabajan, bien directa o indirectamente y entre las que yo me incluyo, porque todo en nuestro trabajo del día a día sea un poquito mejor.

Votaré las listas de Solidaridad Obrera porque ha demostrado, a lo largo del tiempo, que hace MÁS con menos.

Votaré a Solidaridad Obrera porque los trabajadores de Metro no nos merecemos que nos representen sindicatos gremiales, o salpicados por escándalos de corrupción a todos los niveles, etc… Todos sabemos que algo está cambiando a nuestro alrededor, transformemos dicho cambio también en Metro y, castiguemos electoralmente, a quienes nos han conducido a esta situación y sólo miran por lo suyo.

Y votaré a Solidaridad Obrera porque ya no vale la excusa de que, La Soli es el sindicato del NO por el NO.

VOTA DE UNA VEZ POR TODAS LO QUE TE PIDE EL CUERPO.

 

EN TU MANO ESTÁ EL CAMBIO.

CANDIDATOS – COLEGIO DE ESPECIALISTAS Y NO CUALIFICADOS

COLEGIO DE ESPECIALISTAS

Y NO CUALIFICADOS

 

1.- Braulio Del Pozo Olivares (TTCC)

2.- Antonio Rus Serrano (Comuni)

3.- Mario Martin de Vidales Herráiz (Multi)

4.- José González Martin (IBT)

5.- Daniel Martin Pérez (TTCC)

6.- Pedro A. Soria Aibar.(Ciclo Corto)

7.- Guillermo Martínez Rodríguez (Ciclo Corto)

8.- José Inocencio Rodríguez Rodríguez (Multi)

9.- Miguel del Pozo Pino (Línea Aérea)

10.- Ángel López González (TTCC)

11.- Pedro Paricio Pichel (Multi)

12.- Pablo Solano Manrique (Comuni)

13.- Iván Domínguez Calleja. (Multi)

14.- Juan José Cabrera López (TTCC)

15.- Raúl Gómez Nieto (TTCC)

16.- Miguel Toledano Rodríguez (TTCC)

17.- Javier Jiménez Molina (TTCC)

Dani Martin

ORGULLOSO DE SOLIDARIDAD OBRERA

No concibo un sindicato que no viva exclusivamente de sus afiliados y afiliadas.
No concibo un sindicato que reciba subvenciones del gobierno o de la Patronal a quién tiene que enfrentar para defender los derechos de los trabajadores.
No creo en compañeros “sindicalistas” que no trabajan con los demás trabajadores durante semanas, meses, años…que no respiran el mismo aire que el obrero al que dicen defender.
Creo en mis compañeros y compañeras de Solidaridad Obrera, creo que juntos conseguimos más.
Y estoy orgulloso de pertenecer a mi sindicato y orgulloso de mis compañeros y compañeras.

Dani Martin Oficial de Talleres Centrales

Antonio Rus

Antonio Rus. Oficial de la Sección de Comunicaciones

¿Quiénes somos?, ¿a dónde vamos?, ¿de dónde venimos?….

En estas breves palabras se resume lo que como sindicato, se puede pedir a una organización como la nuestra. Sabemos quiénes somos ya que tenemos un sello de identidad muy claro e independiente, siempre ha sido así, y así lo vamos a defender, somos un referente de lucha sindical, y ejemplo de otras organizaciones que incluso a nivel internacional se han acercado a copiar nuestro modelo. Nunca nos ha importado defender hasta el final en una asamblea nuestra postura, aunque nos quedáramos solos, no dejándonos arrastrar por la mayoría sindical que en ocasiones ha sido blanda y entreguista. Lo más importante de todo es una organización que construye sus decisiones basadas en una democracia directa y participativa, no delegando en cúpulas de mandatarios. En esta forma de organización reside el éxito, y en hacer grande esta organización dependerán muchas de las decisiones del futuro que se nos presenta como siempre con cambios que pueden ser decisivos para nuestro futuro, un futuro por el que de seguro vamos a luchar como siempre.

Vamos donde las decisiones de todos nos han llevado, pero siempre contando la verdad de frente y sin tapujos. La pluralidad de opiniones nos hacen ver todas las perspectivas de cada problemática, y afrontarlas para saber y tener cada vez más claro hacia dónde vamos. Esta es una organización que se construye desde abajo, y que se fundamenta de la implicación de todos los trabajadores afiliados y no afiliados, la defensa del conjunto de trabajadores es la única meta para Solidaridad Obrera, es nuestra razón de ser, defender y luchar por todos los trabajadores que de una u otro forma hacemos el Metro día a día.

Venimos de la clase obrera, una clase obrera que está sufriendo un cambio generacional, una clase que ha vivido en las últimas décadas unos años de falsas esperanzas, y los que hemos crecido en esta burbuja de opulencia no hemos visto la realidad de la situación, hasta que le hemos visto los dientes. Ahora solo nos queda rearmarnos, canalizar la frustración de la situación actual, recoger ese desánimo, y organizarnos para plantar cara a lo que venga, que nos vean unidos que nos tengan respeto, que sepan que desde el amparo de la organización de los trabajadores somos uno.

Quiero hacer especial hincapié en las generaciones burbuja, somos los que más necesitamos espabilar, prepararnos, defendernos de un futuro que se nos va a presentar agitado, tomad el ejemplo de vuestro padres y abuelos que de seguro no los regalaron nada.

Solidaridad Obrera ha sido mi sindicato desde que entre en Metro en el año 2002, son muchas las experiencias vividas en reuniones, asambleas, comités, plenos, manifestaciones, huelgas, donde he nutrido mi enfoque sindical, pero el puesto de trabajo desde donde hago mi mayor actividad sindical hoy por hoy, es sin duda la mejor manera de hacer unidad, no en despachos buscando la complicidad y el amiguismo de la dirección como a veces nos cansamos de ver a ciertos “compañeros de la lucha sindical”, la dirección es la empresa y es la que debe de escuchar nuestras demandas con seriedad, para ser tomados en serio. Estas luchas han sido siempre fructuosas de una forma u otra los trabajadores siempre hemos dado la talla, y hemos aprendido en conjunto de la experiencia humana, de la colectividad, el apoyo y la empatía que nos hace sentirnos orgullosos de que podemos luchar por nuestros derechos y defenderlos. Son muchos los compañeros que vienen y van por el sindicato, por diferentes cuestiones, como no puede ser de otra manera en una organización viva y orgánica. Los que no están entre nosotros es evidente por qué no volverán, pero lo que si nos dejaron fue el recuerdo, la experiencia y las ganas de seguir, con el ejemplo de estos compañeros crecimos y nos hicimos fuertes. Y para los que si estan entre nosotros saben que esta es su casa y siempre podrán volver, ya contamos con vuestro apoyo aunque sea de otra forma.

Solidaridad Obrera sabéis que rota las horas sindicales por diversos motivos, mantener la actividad sindical lo más viva posible, extender el cupo de horas que nos da la ley a todos los trabajadores afiliados para que ellos mismos puedan vivir de primera mano los procesos de los conflictos, y no acaparando estas liberaciones como si de políticos del congreso se trataran, también hay que estar en el puesto de trabajo, no perder la perspectiva de las problemáticas que día a día surgen, y estar codo con codo con los compañeros, solo así se puede construir unidad en los puestos de trabajo y recoger más tarde los frutos de lo sembrado.

La pequeña implicación de todos ha hecho que podamos estar presentes en todos los momentos decisivos. Así que por mi parte decir que en estas elecciones sindicales la organización obrera Solidaridad Obrera debe crecer como nunca, vamos a pedir el voto de todo aquel que no solo está afiliado a la organización, sino de todo aquel con el que he hablado en el puesto de trabajo durante mis 13 años en metro tanto en la operativa, como en oficio, donde pertenezco ahora, para mi es toda una declaración de intenciones buscar el respaldo de todos aquellos que alguna vez me han dicho, “si es que La Soli es la única que vale”, “si yo es que estoy en tal sindicato por estar en alguno”, “si es que me dijeron que todos eran de tal sindicato en esta sección”, “estoy a ver si me acerco un día y me afilio”, “me gustaría hacer algo y solo lo podría hacer desde Solidaridad Obrera”, “los sindicatos del estado nos venden quiero estar en uno independiente que no se deje arrastrar, como La Soli”, “es que mi sindicato me paga las huelgas pero estoy más de acuerdo con La Soli”, “siempre decís la verdad y no lo que queremos escuchar”, “mi sindicato tendría que apoyar a La Soli”… Hay un largo etcétera de coletillas como estas que he escuchado a lo largo de toda mi vida, es hora de dar un golpe fuerte en la mesa, y decir a todos esos compañeros que voten sin dudar a Solidaridad Obrera, que dejen de reprimir ese sentimiento hacia una organización sindical que siempre a cumplido con las expectativas que esperaban. En estas elecciones estoy convencido que las cosas van a cambiar para bien en Solidaridad Obrera, y que vamos a superar con creces las expectativas, sobre todo por el esfuerzo desarrollado durante una trayectoria de más de 20 años de vida de esta organización.