¿EL NO POR EL NO?

Va a hacer ahora 14 años que empecé a trabajar en Metro, y recuerdo que mi primer contacto sindical fue estando en el curso que te dan de formación recién entrado. Mis compañeros y yo fuimos abordados por personas de UGT y CCOO en busca de nuestra afiliación indicándonos que, como aún estábamos en periodo de prueba nos vendría bien la afiliación sindical, eso sí, siempre y cuando fuesen a los suyos para que dicho proceso fuese favorable. Algunos de mis compañeros, por miedo de poderse quedar fuera de Metro si suspendían la formación, se afiliaron, no fue mi caso y aquí sigo…

Una vez ya trabajando en Comunicaciones, cuando los compañeros hablaban de temas de los sindicatos, a mí eso me sonaba a chino, ellos te iban contando un poco de cada sindicato según les había ido a cada uno de ellos y su valoración, pero a groso modo era: el SCMM, esos sólo miran para ellos; CCOO da igual, si los que están en Metro no firman algo, los destituyen ponen a otros y lo firman; en UGT fueron los primeros que reventaron los convenios, firmando pactos de eficacia limitada, y así uno tras de otro hasta que llegaba el turno de La Soli y decían… Esos son unos radicales, que a todo dicen NO pero… son lo que más luchan, son los que nos tienen más informados de todo lo que ocurre, diciendo siempre la verdad sin dobleces ni intereses, sin buscar rédito electoral ni personal y si no estuviese afiliado a otro sindicato sería de La Soli.

Poco a poco, según fui conociendo más a mis compañeros, fui descubriendo que el perfil de la inmensa mayoría de los que estaban afiliados a La Soli era diferente al resto, eran distintos, miraban más por el bien del conjunto de la sección y no por el propio, como hacían otros. Fue en ese momento cuando le pedí al compañero Julián Méndez Gorines que colaboraba activamente en el sindicato, me hiciese el favor de traerme una hoja de afiliación. Así empezó mi vinculación con Solidaridad Obrera.

Otra cosa que valoro de Solidaridad Obrera es que no va en busca de afiliación, quien quiere afiliarse va y se afilia. Esto me hace reflexionar sobre los métodos que utilizan otros sindicatos, que prometen lo que sea a cambio de afiliación (favores, ascensos, privilegios, llevarles algún tema legal a un conjunto de ellos siempre que se afilien, aunque dicha reclamación sea completamente opuesta a lo que le hayan prometido a otros de sus afiliados y solo por el simple hecho de un puñado de afiliaciones)

Pero como digo yo, ya somos todos mayorcitos y tenemos lo que nos merecemos.

Pero tenemos ahora, en pocos días, la posibilidad de cambiar esta situación  y por eso voy a votar a Solidaridad Obrera, pero no basaré mi voto en unas siglas, basaré mi voto en las numerosas PERSONAS que trabajan, bien directa o indirectamente y entre las que yo me incluyo, porque todo en nuestro trabajo del día a día sea un poquito mejor.

Votaré las listas de Solidaridad Obrera porque ha demostrado, a lo largo del tiempo, que hace MÁS con menos.

Votaré a Solidaridad Obrera porque los trabajadores de Metro no nos merecemos que nos representen sindicatos gremiales, o salpicados por escándalos de corrupción a todos los niveles, etc… Todos sabemos que algo está cambiando a nuestro alrededor, transformemos dicho cambio también en Metro y, castiguemos electoralmente, a quienes nos han conducido a esta situación y sólo miran por lo suyo.

Y votaré a Solidaridad Obrera porque ya no vale la excusa de que, La Soli es el sindicato del NO por el NO.

VOTA DE UNA VEZ POR TODAS LO QUE TE PIDE EL CUERPO.

 

EN TU MANO ESTÁ EL CAMBIO.

Por Editor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *