Antonio Rus

Antonio Rus. Oficial de la Sección de Comunicaciones

¿Quiénes somos?, ¿a dónde vamos?, ¿de dónde venimos?….

En estas breves palabras se resume lo que como sindicato, se puede pedir a una organización como la nuestra. Sabemos quiénes somos ya que tenemos un sello de identidad muy claro e independiente, siempre ha sido así, y así lo vamos a defender, somos un referente de lucha sindical, y ejemplo de otras organizaciones que incluso a nivel internacional se han acercado a copiar nuestro modelo. Nunca nos ha importado defender hasta el final en una asamblea nuestra postura, aunque nos quedáramos solos, no dejándonos arrastrar por la mayoría sindical que en ocasiones ha sido blanda y entreguista. Lo más importante de todo es una organización que construye sus decisiones basadas en una democracia directa y participativa, no delegando en cúpulas de mandatarios. En esta forma de organización reside el éxito, y en hacer grande esta organización dependerán muchas de las decisiones del futuro que se nos presenta como siempre con cambios que pueden ser decisivos para nuestro futuro, un futuro por el que de seguro vamos a luchar como siempre.

Vamos donde las decisiones de todos nos han llevado, pero siempre contando la verdad de frente y sin tapujos. La pluralidad de opiniones nos hacen ver todas las perspectivas de cada problemática, y afrontarlas para saber y tener cada vez más claro hacia dónde vamos. Esta es una organización que se construye desde abajo, y que se fundamenta de la implicación de todos los trabajadores afiliados y no afiliados, la defensa del conjunto de trabajadores es la única meta para Solidaridad Obrera, es nuestra razón de ser, defender y luchar por todos los trabajadores que de una u otro forma hacemos el Metro día a día.

Venimos de la clase obrera, una clase obrera que está sufriendo un cambio generacional, una clase que ha vivido en las últimas décadas unos años de falsas esperanzas, y los que hemos crecido en esta burbuja de opulencia no hemos visto la realidad de la situación, hasta que le hemos visto los dientes. Ahora solo nos queda rearmarnos, canalizar la frustración de la situación actual, recoger ese desánimo, y organizarnos para plantar cara a lo que venga, que nos vean unidos que nos tengan respeto, que sepan que desde el amparo de la organización de los trabajadores somos uno.

Quiero hacer especial hincapié en las generaciones burbuja, somos los que más necesitamos espabilar, prepararnos, defendernos de un futuro que se nos va a presentar agitado, tomad el ejemplo de vuestro padres y abuelos que de seguro no los regalaron nada.

Solidaridad Obrera ha sido mi sindicato desde que entre en Metro en el año 2002, son muchas las experiencias vividas en reuniones, asambleas, comités, plenos, manifestaciones, huelgas, donde he nutrido mi enfoque sindical, pero el puesto de trabajo desde donde hago mi mayor actividad sindical hoy por hoy, es sin duda la mejor manera de hacer unidad, no en despachos buscando la complicidad y el amiguismo de la dirección como a veces nos cansamos de ver a ciertos “compañeros de la lucha sindical”, la dirección es la empresa y es la que debe de escuchar nuestras demandas con seriedad, para ser tomados en serio. Estas luchas han sido siempre fructuosas de una forma u otra los trabajadores siempre hemos dado la talla, y hemos aprendido en conjunto de la experiencia humana, de la colectividad, el apoyo y la empatía que nos hace sentirnos orgullosos de que podemos luchar por nuestros derechos y defenderlos. Son muchos los compañeros que vienen y van por el sindicato, por diferentes cuestiones, como no puede ser de otra manera en una organización viva y orgánica. Los que no están entre nosotros es evidente por qué no volverán, pero lo que si nos dejaron fue el recuerdo, la experiencia y las ganas de seguir, con el ejemplo de estos compañeros crecimos y nos hicimos fuertes. Y para los que si estan entre nosotros saben que esta es su casa y siempre podrán volver, ya contamos con vuestro apoyo aunque sea de otra forma.

Solidaridad Obrera sabéis que rota las horas sindicales por diversos motivos, mantener la actividad sindical lo más viva posible, extender el cupo de horas que nos da la ley a todos los trabajadores afiliados para que ellos mismos puedan vivir de primera mano los procesos de los conflictos, y no acaparando estas liberaciones como si de políticos del congreso se trataran, también hay que estar en el puesto de trabajo, no perder la perspectiva de las problemáticas que día a día surgen, y estar codo con codo con los compañeros, solo así se puede construir unidad en los puestos de trabajo y recoger más tarde los frutos de lo sembrado.

La pequeña implicación de todos ha hecho que podamos estar presentes en todos los momentos decisivos. Así que por mi parte decir que en estas elecciones sindicales la organización obrera Solidaridad Obrera debe crecer como nunca, vamos a pedir el voto de todo aquel que no solo está afiliado a la organización, sino de todo aquel con el que he hablado en el puesto de trabajo durante mis 13 años en metro tanto en la operativa, como en oficio, donde pertenezco ahora, para mi es toda una declaración de intenciones buscar el respaldo de todos aquellos que alguna vez me han dicho, “si es que La Soli es la única que vale”, “si yo es que estoy en tal sindicato por estar en alguno”, “si es que me dijeron que todos eran de tal sindicato en esta sección”, “estoy a ver si me acerco un día y me afilio”, “me gustaría hacer algo y solo lo podría hacer desde Solidaridad Obrera”, “los sindicatos del estado nos venden quiero estar en uno independiente que no se deje arrastrar, como La Soli”, “es que mi sindicato me paga las huelgas pero estoy más de acuerdo con La Soli”, “siempre decís la verdad y no lo que queremos escuchar”, “mi sindicato tendría que apoyar a La Soli”… Hay un largo etcétera de coletillas como estas que he escuchado a lo largo de toda mi vida, es hora de dar un golpe fuerte en la mesa, y decir a todos esos compañeros que voten sin dudar a Solidaridad Obrera, que dejen de reprimir ese sentimiento hacia una organización sindical que siempre a cumplido con las expectativas que esperaban. En estas elecciones estoy convencido que las cosas van a cambiar para bien en Solidaridad Obrera, y que vamos a superar con creces las expectativas, sobre todo por el esfuerzo desarrollado durante una trayectoria de más de 20 años de vida de esta organización.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *