ACCIDENTE MORTAL EN METRO DE MADRID

 

El martes 7 de agosto, un gravísimo accidente se produjo en la vía de pruebas del Depósito 11 (Loranca), con el resultado de dos muertos y dos heridos. Un tren 8000, por causas aún desconocidas acabó empotrado contra el talud de tierra del final de la vía de pruebas de dicho Depósito.

 

A consecuencia del accidente fallecieron el Gerente de Mantenimiento de Ciclo Corto y una menor que viajaba con él, resultando heridos leves un hijo y la compañera del mismo, que también viajaban en el tren. Todavía se desconoce si hubo algún fallo en el sistema de frenos, ni las condiciones en las que se encontraba el tren, o si el accidente se debió a un error humano.

Lo que sí queda claro, es que ha existido una imprudencia grave por parte del responsable de Ciclo Corto al permitir el acceso al tren de personas ajenas a Metro, algo terminantemente prohibido, y más aún, ocupando el cargo que ocupaba. Esto genera obvias dudas en la forma de seleccionar al personal directivo y de su capacidad para ejercer determinados cargos. En tiempos no muy lejanos, un cargo no habilitaba a nadie a conducir los trenes, sólo podían conducir trenes aquellos agentes que estuvieran en posesión del carnet que les habilitaba para ello. Desconocemos si este gerente estaba en posesión de habilitación para manejar un tren, suponemos que sí, ya que en caso contrario habría obrado con una negligencia supina.

Para intentar que estas desgraciadas situaciones no se repitan en el futuro y evitar otra similares, queremos hacer una reflexión a la Dirección de Metro para que reconsidere la confección de la nueva Normativa de Seguridad en la Circulación de Trenes que, en fechas recientes ha implantado, desestimando la gran mayoría de las alegaciones presentadas por la parte social sin explicar los motivos de estos rechazos, y confeccionar una normativa consensuada de verdad con los trabajadores – verdaderos interesados en que se den las condiciones de seguridad necesarias para efectuar su trabajo sin riesgos ni peligros – y así entre todos hacer de nuestro trabajo el lugar más seguro posible.

Desde Solidaridad Obrera requerimos un esclarecimiento de los hechos urgente e inmediata, para poder analizar las causas y poder evitarlas en un futuro, ya que estamos convencidos que cuando ocurre un accidente tan grave y fatal, no sucede por un único hecho o acto errado, sino que se conjugan una serie de fallos, más o menos graves, en un mismo momento que provocan un desenlace de consecuencias tan catastróficas.

Solidaridad Obrera lamenta profundamente la muerte de estas dos personas y se solidariza con el dolor de sus familiares y amigos.

Por Editor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *