La dirección apunta a los trabajadores para lavar su imagen.

La dirección apunta a los trabajadores para lavar su imagen.

Tras el trágico accidente ocurrido en el Depósito 11 (Loranca) el pasado día 7 de agosto, donde, presuntamente, el Gerente de Ciclo Corto actúo contraviniendo la normativa de seguridad de circulación de trenes, dejando muy dañada la imagen de Metro de Madrid (sobre todo del personal de dirección), y a pesar de la información facilitada a la prensa desde Metro, en la que se han distorsionado convenientemente distintas revelaciones, se ha cursado una orden, a las empresas de seguridad, para que los vigilantes se ubiquen en los andenes con el propósito de controlar e identificar a cualquier persona que viaje en las cabinas de los trenes, tanto en la de cabeza como en las restantes. Esta orden parte de la Dirección de Metro que convierte, el acto presuntamente imprudente de una persona, en una caza de brujas para lavar su imagen a costa de los trabajadores.

Solidaridad Obrera considera inadmisible esta campaña de lavado de imagen de la dirección a cambio de “criminalizar” a los trabajadores. Recordamos a esta dirección que los trabajadores de metro son profesionales que saben perfectamente cuáles son sus cometidos y la normativa que deben cumplir, no necesitan de la “amenaza” ni el “control” por parte de nadie para, cómo hasta ahora, seguir cumpliendo eficaz y diligentemente su trabajo. Por otra parte, no es de recibo que se utilice a los vigilantes de seguridad para hacer la labor de soplones y acusadores, primero porque no es parte de su cometido, ya que una cosa es no permitir que se cuelen en las cabinas de conducción personas ajenas a metro, y otra, muy distinta, es comunicar a Seguridad en qué trenes viaja alguien, junto al conductor en la cabina, desconociendo quién es esa persona, que seguro viaja en la cabina sin transgredir ninguna normativa.

Seguir leyendo La dirección apunta a los trabajadores para lavar su imagen.