El Servicio Madrileño de Salud (SERMAS) ha afrontado la pandemia del Covid-19 con las limitaciones que han impuesto las políticas neoliberales tras 24 años de gobiernos del PP: privatizaciones, recortes, precariedad laboral, etc.

Solo para hacernos una idea de ello en el documento del Ministerio de Sanidad Estadística del Gasto Sanitario Público 2018, se puede ver que el gasto sanitario per cápita de la Comunidad de Madrid fue de 1.274€ mientras que el promedio del estado fue de 1.416€ (sólo hay una comunidad que invierte menos en Sanidad por habitante, Andalucía 1.212€, mientras que en Euskal Herria era de 1.753€). En septiembre de 2020 del total 81.430 trabajadorxs que tiene el SERMAS, más del 51% son temporales. Las privatizaciones siguen haciéndose a buen ritmo: rastreadores, personal de limpieza del Hospital Gregorio Marañón, pacientes Covid-19 del mismo hospital, quien sabe si parte o todo del nuevo “hospital de pandemias”, etc.

Ante esta situación cabría pensar que lxs trabajadorxs de la Sanidad Pública madrileña estarían luchando de forma conjunta para cambiar su situación. Pues nada más lejos de la realidad, en los últimos meses ha habido movilizaciones de “sanitarios”, los no sanitarios NO, y sólo en masculino aunque más de 78% sean mujeres, médicxs, “Enfermería de Madrid Unida” que se preocupan tanto por la Sanidad Pública que en su manifiesto no la nombran y hacen una serie de reivindicaciones que la mayoría de ellas son meramente retributivas, y no tienen ningún reparo en reunirse con el grupo parlamentario de Vox en la Asamblea de Madrid.

Las organizaciones sindicales que formamos CAS Madrid siempre hemos defendido la necesidad de que a igual trabajo, igual salario, en todas las categorías laborales, y en el caso que nos ocupa da igual que sean sanitarias o no sanitarias. Desgraciadamente en Madrid la unidad de lxs trabajadorxs de la Sanidad Pública y de todas sus subcontratas no ha sido posible, seguramente más pronto que tarde se produzca esa unidad y junto con los usarios de la sanidad luchemos todxs juntxs para que se rescate todo lo privatizado, se acaben con los recortes, se dote al SERMAS de la plantilla suficiente, se mejoren sus retribuciones y se acabe con la precariedad laboral.

Ahora mismo tenemos el ejemplo en Euskal Herria en donde las organizaciones sindicales LABSATSEELASMECCOOUGTESKSAE y UTESE han convocado tres jornadas de huelga en Osakidetza: el 29 de octubre en los centros de trabajo de Araba, el 5 de noviembre en los de Gipuzkoa y el 12 de noviembre en los de Bizkaia. Convocatoria a la que se han unido lxs trabajadorxs de las subcontratas de Osakidetza que han sido convocadas a la huelga los mismos días y en en los mismos territorios por ELA, LAB, CCOO, UGT y ESK.

Lo que les ha unido sería también extrapolable para la Comunidad de Madrid:

– Una partida presupuestaria para la sanidad pública que se equipare a la media de la UE, destinando un 25% a la Atención Primaria.

– En materia de empleo: Aumento de la plantilla, con la incorporación a la plantilla estructural de los empleos ocultos en fraude. Consolidación de trabajadoras/es eventuales que estabilicen la plantilla y eviten la fuga de profesionales formados por Osakidetza con dinero público.

 – La reversión de todos los recortes: recuperación del poder adquisitivo, Itzarri, desarrollo profesional, primas de jubilación anticipada y negociación de un nuevo acuerdo regulador caducado desde el 2009.

– La reversión de los servicios privatizados con el mantenimiento del empleo.

– Medidas para garantizar la salud y la seguridad de la plantilla, tanto ante el coronavirus, como en su labor diaria: material de protección suficiente y adecuado para todas las categorías; valoración de los riesgos laborales en los distintos niveles asistenciales y adopción de medidas preventivas y de protección; evaluación de riesgos psicosociales, incluyendo los derivados de las cargas de trabajo, y adopción de medidas correctoras.

Este el camino que tenemos que seguir en Madrid la unidad de todxs lxs trabajadorxs de la Sanidad Pública (trabajen para el SERMAS o cualquiera de sus subcontratas) y así junto a lxs usuarixs conseguir:

UNA SANIDAD VERDADERAMENTE PÚBLICA, QUE SE DEROGUE LA LEY 15/97 Y EL ARTÍCULO 90 DE LA LEY GENERAL DE SANIDAD, SE RECUPERE LO PRIVATIZADO, SE GARANTICE QUE TODAS LAS PERSONAS TENGAN ACCESO A LA SANIDAD PÚBLICA (NATIVA O EXTRANJERA SOMOS LA MISMA CLASE OBRERA), Y TODO ELLO CON CONTROL DEMOCRÁTICO POR PARTE DE LXS TRABAJADORXS Y QUE NO QUEDE EN MANOS DEL CAPITAL.

Madrid, 8 noviembre de 2020.

Por Editor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *