El plan de ahorro que Metro esconde

El plan de ahorro que Metro esconde

El diario El País publicó este domingo un artículo sobre Metro de Madrid con el mismo título que encabeza este aviso. En el mismo se afirma que existe un informe que evalúa recortar 62 millones de euros con la aplicación de diversas medidas como reducir la vigilancia a la mitad, cerrar dos horas antes por las noches, recortar en limpieza, etc. El objetivo es ahorrar 150 millones de euros, 50 lo antes posible, de un presupuesto de 1.233 millones. Según estas informaciones el ajuste supondría despedir a casi un millar de empleados de subcontratas y reubicar a 174 trabajadores de Metro.

También se afirma que hasta que el consejero de Transportes lo presente en la Asamblea de Madrid no se conocerá oficialmente, ni se harán aclaraciones o valoraciones, mientras tanto sólo se seguirá hablando de “menos dinero para alquiler de sedes, subasta de locales y solares y de reducción de altos cargos.

“Más de un tercio del presupuesto de Metro se destina a gastos de personal, otro tanto a alquileres (sobre todo de trenes y estaciones en régimen de concesión), el 15% se va en suministros, 50 millones en limpieza y 80 en seguridad. Las primeras medidas avanzadas por el anterior consejero de Transportes, Antonio Beteta, apenas reducen esos grandes números. Metro gasta dos millones anuales en alquiler de locales. Su intención es trasladar a todo el personal posible a los terrenos de la empresa en San Blas (Canillejas). Y la reducción de la cúpula supone un ahorro estimado de 600.000 euros, según indica oficialmente la compañía, que no desglosa el dato. Gran parte de estos directivos se quedan en Metro (sin incentivos pero con sueldo) y hay fichajes que vienen de la empresa privada por más de 100.000 euros en algunos casos. Responsables del propio suburbano ponen en duda que el ahorro sea tal. Lo comido por lo servido.”

 

En cuanto a recaudar por publicitar productos en las estaciones como ha ocurrido en la estación de Sol, bautizada con el nombre de un móvil durante un mes, según fuentes del sector publicitario, podría suponer entre 120.000 y 150.000 euros.

El Gobierno Rajoy en los presupuestos generales reduce una cuarta parte la aportación anual al Consorcio Regional de Transportes de Madrid: 126,8 millones, lo que evidentemente “obliga” a tomar medidas. Primera medida: cerrar el metro a las doce de la noche en lugar de a las dos de la mañana. O todos los días o sólo de domingo a jueves, lo que hace que el ahorro oscile entre seis y cuatro millones de euros. Eso, según el documento, afectaría a 12 millones de viajeros (de los 633 millones anuales). La opción más extrema de las propuestas graduales contempla despedir a 691 vigilantes, dejando la seguridad a la mitad, recortar la limpieza nocturna que pasaría a hacerse cada tres meses en vez de cada mes y reducir el número de trabajadores que limpian por las mañanas, con hasta 7,5 millones de ahorro. Contempla que el personal de Metro asuma el mantenimiento de trenes o bajar el aire acondicionado. El eco de las medidas preocupa a los autores del informe que alertan de “los riesgos mediáticos que entraña” parar trenes contratados para extensiones aún no abiertas, como la ampliación de la línea 3 hasta El Casar. La propuesta incluye vender los trenes más antiguos de la red o renegociar los contratos de alquiler de vagones (271 millones), ampliando el plazo de amortización o pasando directamente la factura a los presupuestos de la Comunidad de Madrid, para que no compute en las cuentas de Metro.

A los sindicatos la dirección de la empresa no se ha dirigido en ningún momento para informar de estas u otras medidas y, como si se tratase de corruptelas, nos tenemos que enterar por la prensa. Esta es la valoración en la que nos tienen a trabajadores y sindicatos. Pues que sepan que sigue habiendo mucho derroche de dinero público en temas completamente improductivos como en la publicidad de autobombo, por ejemplo. Y más en serio: no vamos a permitir, bajo ningún concepto, que se recorten puestos de trabajo, derechos o salarios.