AVISO 115/2013

LA ASAMBLEA ELIGE REFERÉNDUM

El miércoles 13 de noviembre se celebró la Asamblea General de Trabajadores, donde se explicó el proceso de negociación y el preacuerdo alcanzado, también se intentaron resolver las dudas y aclaraciones que los trabajadores y las trabajadoras expusieron y, por supuesto, surgieron críticas tanto respecto a lo recogido en el preacuerdo, como a los integrantes de la Mesa Negociadora, y por extensión, al Comité de Empresa.

A pesar de ser un tema de vital importancia y que afecta a TODOS los trabajadores y las trabajadoras de Metro, la asistencia fue en torno al 10% de la plantilla, muy superior a las últimas Asambleas celebradas, pero muy escasa a tenor de lo que se trataba, en consonancia con lo que ha sido la participación general en las movilizaciones y la lucha llevadas a cabo en defensa de nuestros derechos y condiciones. Para Solidaridad Obrera es el reflejo de todo lo que ha ido aconteciendo desde el inicio del proceso negociador: unos sindicatos que no hemos sabido llevar a los trabajadores y las trabajadoras a mantener una postura firme y combativa, quizás debido a la desconfianza que se ha generado, por errores y actuaciones dudosas (reuniones ocultas, desconvocatorias injustificadas, movilizaciones tibias, falta de unidad, reuniones a escondidas, confusión, etc.); unos trabajadores poco participativos en Asambleas y movilizaciones (con las honrosas excepciones de los de siempre) , instalados en la apatía y el conformismo y cuyo esfuerzo más significativo en el seguimiento de los paros es a través de los whatsapp, que se ha convertido en el nuevo “credo”.

Durante la Asamblea de la mañana, el debate fue mucho más intenso, y las intervenciones mostraron las posturas más separadas entre los que defienden la firma del convenio como mal menor y los que opinan que no se debe firmar.

 

Solidaridad Obrera dejó claro que para nosotros, este es el peor convenio de la historia de Metro, de eso no hay duda, y que sería muy distinto si se hubiera adoptado una actitud muy distinta para defender nuestro convenio, una lucha más activa, pero que las decisiones de la Asamblea han marcado este camino y este final. En el contexto en el que se ha negociado, y analizando todo desde las posturas de las que partíamos, nos parece que es muy superior a lo que se podría esperar dadas las circunstancias. Se ha logrado eliminar del convenio la gran mayoría de las pretensiones que en un principio traía la Dirección en su plataforma (salarios diferenciados, contratos temporales, incremento del tiempo de trabajo, eliminación de PAPs, reducción salarial, salida de excedentes laborales (despidos forzosos), desregulación de las condiciones laborales, pérdida de derechos, etc.).

Solidaridad Obrera vio en abril pasado, tras debatirlo intensa y profundamente en la Asamblea de Afiliados, que no había disposición real entre los trabajadores para luchar contra la aplicación de un ERE, y que nos veríamos abocados a negociarlo e intentar sacar las mejores condiciones posibles, que no deberíamos ser cínicos ni demagogos, llenándonos la boca de exabruptos contra él, y luego aconsejar y/o permitir que nuestros afiliados se adhiriesen al mismo. Pero con la condición de que los afectados se fueran en las mejores condiciones y que los que quedásemos no viéramos nuestras condiciones laborales arrasadas, y marcándonos unas líneas rojas irrenunciables, ya conocidas y refrendadas por todos en la Asamblea General.

También se explicó que el convenio no ha finalizado, que la potestad otorgada a la Comisión de Seguimiento por la nueva legislación hace que sea esencial participar en ella y que deben ser los trabajadores y las trabajadoras quienes decidan los acuerdos que en ella se establezcan, y que nunca pueda ser utilizada de forma unilateral ni por la Dirección, ni por algún sindicato en solitario.

Además de la información sobre el preacuerdo, se decidió la forma de ratificar el mismo presentándose dos propuestas para ello, siendo la propuesta de la mayoría de los sindicatos, el referéndum, que obtuvo 518 votos, frente a los 215 que apoyaron la propuesta de Solidaridad Obrera de ratificar o no el convenio mediante Asamblea General, cara a cara los trabajadores, tal y como siempre hemos tomado las decisiones importantes, democracia directa.

El referéndum se celebrará el jueves 28 de noviembre…

Madrid 15 de noviembre de 2013

Por Solidaridad Obrera

La Junta Sindical