Solidaridad sindicalista CNT-F

¡NO A LA CONDENA A UN SINDICALISTA CON 40.000 EUROS DE MULTA !
Lugar de la protesta:

El 12 de septiembre de 2014 ante el Tribunal Superior de Metz (en el este de Francia)


¡UN SINDICALISTA CONDENADO A 40.000€ DE MULTA PARA ESCARMIENTO!

El 23 de marzo de 2013, un militante de la Confederación Nacional del Trabajo (CNT-Francia) fue condenado a 40.000€ por daños y perjuicios por el bloqueo de la estación de tren de Metz, durante una manifestación en la cresta del movimiento anti-CPE (Contrato de Primer Empleo – un tipo de contrato precario-) en 2006. Una justicia dirigida, justicia de clase, ya que había ese día a 800 personas sobre las vías, algunas de ellas hoy miembros elegidos del Partido Socialista. Recordemos que el CPE fue retirado parcialmente por la UMP (Unión por un Movimiento Popular-partido de Chirac-), entonces en el gobierno, haciéndose eco del movimiento social, lo que demuestra la utilidad y la legitimidad de la acción.

Esta condena, más allá de ser injusta, en el sentido en el que carga sobre un solo individuo (militante sindical, evidentemente), la responsabilidad de una decisión colectiva llevada a cabo por 800 personas, es una señal poderosa contra los movimientos sociales. El gobierno y los empresarios, a través de la justicia de clasista, desean instaurar el miedo para hacernos callar.

Han pasado más de dos años desde que la CNT toma el tortuoso judicial para rechazar esta injusticia presentando un recurso de constitucionalidad. La próxima fase, antes de que se juzgue la admisión del recurso contra la condena a la multa de 40.000€, se ha fijado para el 12 de septiembre de 2014 en el tribunal de Metz.

La SNCF (La compañía pública de los ferrocarriles franceses) debe retirar su denuncia ya que es un sinsentido: hacer pagar a una sola persona las consecuencias de un movimiento social colectivo. Parece pues que para la SNCF se trata de una posición política: la dirección quiere así expresar su oposición a los sindicatos y los movimientos sociales.

Las persecuciones en contra del conjunto de los sindicalistas deben parar sin condición. Estamos siendo testigos de una proliferación de este tipo de casos, entre los que está condena (recurrida) ligada a la SNCF es tan sólo un ejemplo, en tanto que otros procesos están en curso o amenazan con abrirse. La voluntad de criminalizar a los movimientos sociales y al sindicalismo es obvia.

EL SINDICALISMO Y LOS MOVIMIENTOS SOCIALES SON LEGÍTIMOS,

¡RECHACEMOS LA CRIMINALIZACIÓN DE LAS LUCHAS!

Seguir leyendo Solidaridad sindicalista CNT-F