¿Más de lo mismo?

Otra vez tenemos a la vista Elecciones Sindicales y otra vez nos volvemos a preguntar: ¿merece la pena votar?, ¿a quién?.

Respecto a la primera pregunta, la respuesta para mí está muy clara: si no votas estás dejando en manos de los demás lo que tú también debes decidir; por lo tanto, no votar es votar lo que deciden los demás por ti.

Sí, hay que votar, y hay que hacerlo masivamente porque juntos tenemos que decidir quienes nos representan en un futuro cercano que sabemos difícil y que va a requerir personas preparadas, honestas, reivindicativas y consecuentes. Y con esto último ya he empezado a decir mi idea de a quién votar.

Decía Albert Einstein que “si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo”; pues bien, los resultados de las sucesivas y últimas Elecciones Sindicales en Metro vienen a ser una demostración palpable de la verdad de la sentencia del sabio alemán. Las sucesivas composiciones de la representación sindical han impedido una respuesta de los trabajadores acorde a las agresiones que hemos sufrido en estos duros últimos años.

Pocos de los representantes sindicales han tenido en mente la defensa de los intereses de los trabajadores y han estado más interesados en cuestiones internas de sus organizaciones, en intereses personales cuando no en situarse y perpetuarse.

Esta situación puede y debe cambiar, de tu voto depende. Tienes que decidir si votas a aquellos que propusieron los contratos parciales (que no fue la Dirección, aunque parezca mentira), a aquellos que aceptaron en aquel funesto debate de “Telesperanza” la negociación sobre la base de la reducción de la masa salarial, lo que condicionó la salida del actual Convenio, o por el contrario, votas a quienes tratan junto a ti de parar los pies a quién agrede y humilla a los trabajadores.

Si votas a los mismos de siempre, no esperes nada distinto de lo que ha venido sucediendo. Y nos hace falta otra representación sindical que cambie el actual panorama de consentimiento y complacencia ante tantas agresiones.

Tuya es también la responsabilidad: vota distinto esta vez. Vota la lucha, no la derrota. Vota gente honesta, no aprovechados. Vota a quién cree en nosotros y nos llama a participar y decidir, no a “iluminados” que creen que saben mejor que nosotros lo que nos conviene. Vota a sindicalistas, no a sindicalistos.

Vota a la Soli, estarás orgulloso/a de tu voto.

José Luis Silván

Jefe de Sector

 

Por Editor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *