Alexandra Jefa de Vestíbulo

Hace más de 7 años recibí una llamada de metro sobre el examen que hice de ingreso para comunicarme que iba a empezar el curso para poder entrar a trabajar a Metro de Madrid. El cual consistía en un curso de formación y unas pruebas médicas. Desde que yo hice el examen hasta que me llamaron pasaron unos 6 meses y en ese transcurso me quede embarazada. Cuando les dije mi estado me pusieron muchas excusas para intentar sacarme de ese proceso de selección tanto de las pruebas del curso como las médicas. Me puse en contacto con Solidaridad Obrera sin estar afiliada, ni pertenecer a Metro y me abrieron las puertas y los brazos a poder luchar por mi entrada a Metro sin pedirme nada a cambio como verdaderos compañeros y amigos sin conocerme de nada. Lucharon por mi entrada y me apoyaron en todo. No dieron por perdida la batalla con Metro y gracias a su lucha pude realizar el curso que saque favorablemente; las pruebas médicas igual y hasta me acompañaron a firmar el contrato de trabajo. No me abandonaron en ningún momento y estuvieron a mi lado sin ningún ánimo de lucro. Demostraron que son  compañeros, amigos y unas bellísimas personas que luchan sin recibir nada a cambio. Gracias a ellos estoy trabajando en esta empresa y desde que firmé el contrato me afilié a ellos. Cualquier pregunta, duda, gestión, han seguido ayudándome a solucionarlo. Solo tengo palabras de agradecimiento. Quisieron discriminarme por estar embarazada, un estado bonito, y ellos hicieron que eso no pasara. Pude hacer el curso y mi hija nació un 19 de Junio y firme el contrato. Estuve haciendo el curso embarazada sin ningún problema y siempre respaldada por Solidaridad Obrera. Gracias de corazón.

 

Un saludo y gracias de corazón

Por Editor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *