Contramarcha 68

Para ver el nuevo número de nuestro periódico Contramarcha pincha aquí: Contramarcha n 68 en pdf

VUELVE EL DESPILFARRO

La publicidad de Metro de Madrid…

A lo mejor deberíamos preguntarnos si alguna vez se fue de verdad el despilfarro; pues a pesar de sus afirmaciones los recortes y saqueos solamente se aprecian en las nóminas de los trabajadores y en el servicio prestado. Los viajeros y viajeras siguen teniendo que pagar muy caro el abono; presumen de “congelar” las tarifas en 2015 pero no dicen que gracias a la nefasta Reforma Laboral han bajado más de un veinte por ciento la media de los salarios de la clase obrera. Tener hoy un salario “mileurista” es casi un privilegio cuando hace tan solo unos años era todo un “desprestigio”.

Sin vergüenza ni escándalo alguno han vuelto a llenar los paneles de publicidad de las estaciones del Metro de Madrid con anuncios del propio Metro de Madrid. Tratan de convencer de que utilicen el Metro a los viajeros y viajeras que ya viajan en Metro. ¿A qué “ingeniero” del PP se le ha ocurrido esta brillante y sorprendente idea?

Si en 2010, cuando ya tuvimos esta vieja y recurrente polémica se habían gastado la friolera de veinte millones de euros, ahora con las rebajas y recortes ¿cuánto dinero público, robado a los trabajadores y saqueado del servicio que se debía prestar, han donado a sus amiguetes empresarios? Será para la trama “Gürtel” o para la “Púnica” ¿A qué “ONG” estaremos donando esta vez?

Por si fuera poco también han entrado en el despilfarro anunciando la sanidad madrileña (la que han estado saqueando, privatizando y desmantelando), en paneles de Metro, autobuses y hasta en carreteras y barrios: “La mejor Sanidad y los mejores servicios…”; ¡hay que tener jeta!. En esta publicidad dice haberse gastado, la Comunidad de Madrid, 1,4 millones de euros y mientras los afectados de la Hepatitis C siguen muriéndose sin medicación; los enfermos apiñándose en las urgencias de todos los hospitales y si quieres cita para tú médico de cabecera tienes una semana de “dulce espera”.

Todo vecino de Madrid ha visto como han quitado las marquesinas de las paradas del autobús de la EMT, cientos y cientos de ellas, que estaban en perfecto estado y han puesto otras nuevas, con raya azul incluida. Para más “inri” cuentan un cuento y afirman que esta barbaridad “no tiene coste alguno”. ¡¡Serán sinvergüenzas!!

AENA (Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea) hasta ayer empresa pública, ha empezado a cotizar en bolsa con una subida del 20% el primer día. No sólo despilfarran sino que siguen con la especulación y creando burbujas de todo lo que se mueve. Una empresa pública con beneficios que dan a sus amigos con la privatización llevada a cabo. Han dilapidado sus propiedades inmobiliarias, igual que están haciendo con Renfe y Adif, igual que están haciendo con Metro (Plaza Castilla, Cuatro Caminos, Ventas, Cavanilles…) Todo un robo a plena luz de lo que en teoría “era” de todos y todas y ningún juez de esos tan prestos a meter en la cárcel a cualquier trabajador en lucha, ya sea minero o pintor.

Por todo esto no hay ninguno en la cárcel. Y eso que tenemos el Código Penal más restrictivo y represor de Europa (ahora con cadena perpetua incluida, gracias al PPSOE), con las penas más graves por cualquier causa, resultando nuestras cárceles masificadas, las más atiborradas de Europa con 60.000 presos (que dicen costar 3 millones de euros diarios) y no hay un solo preso por el saqueo al erario público, ni un solo empresario por “delito contra el derecho de los trabajadores”, ni un solo ministro por las barbaridades cometidas… Las cárceles son para los obreros, para que no levantemos cabeza y se mantenga este sistema de explotación y barbarie, esta injusticia social manifiesta y miserable.

 

Seamos buenos demócratas, dejémosles en paz: Que sigan de fiesta! (¡viva el vino! Mariano Rajoy dixit)