Lamentamos tener que escribir que ha fallecido Santos González Rollán, compañero de vida y trabajo de muchos y muchas, y desde luego una buena persona.

Valiente, cercano, entrañable, gruñón y generoso, una persona clara y transparente, un hombre de los que se dice que se viste por los pies, que ha sido ejemplo de lucha para todas nosotras, y que ha sido víctima mortal (y ya van siete) de la codiciosa gestión del amianto que, uno tras otro, los responsables políticos y sus adláteres de Metro de estos últimos 20 años, han  desplegado en Metro, arrojando a los trabajadores y trabajadoras, sin protección alguna y ocultándoles el riesgo, a una exposición continua al veneno.  

Este “presunto” homicidio cometido no debe quedar impune, Solidaridad Obrera va a luchar sin descanso para que todos los responsables, desde el primero al último, de la muerte de Santos y de todos los compañeros que han sufrido de este envenenamiento, sean llevados ante la justicia y sean culpables pagando con el castigo merecido.

En Metro de Madrid, los y las trabajadoras tenemos un veredicto claro: la empresa, los políticos y los responsables de no proteger a los trabajadores y a sus familias son CULPABLES.

Santos, como un partisano, luchó con todo en contra, hasta el final, y aunque a él se le ha acabado, tristemente, el tiempo, nos ha dejado abierto el camino y su testimonio para que los trabajadores de Metro de Madrid sigamos peleando por nosotros, por nuestra salud y la de nuestras familias.

Todos los trabajadores y trabajadoras de Metro de Madrid han estado, están y seguirán estando (hasta que no se retire el último rastro de amianto) expuestos. Todos en mayor o menor medida se deben incluir en la vigilancia de la salud por la exposición sufrida en las distintas instalaciones donde había presencia de amianto, obras que se realizaron sin tomar ninguna medida de protección, trabajos en los que se manipulaba este material sin advertir a los trabajadores de su existencia, y un largo listado de situaciones que demuestran que el todos los colectivos han sufrido esta exposición y el riesgo al envenenamiento es palpable ya que la empresa no controló durante décadas esta amenaza, al contrario, la ocultó y negó .

El banquillo de los acusados debe crecer, quién ha ocultado este envenenamiento debe pagarlo.

COMISIÓN NEGOCIADORA DE CONVENIO: AMIANTO

El pasado 26 de enero, la reunión de la Comisión Negociadora de Convenio se inició, por imposición sindical, con un minuto de silencio para homenajear la memoria de Santos y, posteriormente, poner sobre la mesa el tema principal sobre el que demandamos justicia, el amianto en Metro de Madrid, la empresa debe dar, de una vez por todas, un paso adelante y aceptar el camino de la cordura.

Los trabajadores y las trabajadoras de Metro de Madrid deben ser compensados por la exposición al amianto a la que han sido sometidos. El desarrollo de sus consecuencias se salda con afecciones que acortan drásticamente nuestra esperanza de vida, por lo que no vale esperar a que se desarrolle la enfermedad y que la compensación nos llegue en forma de homenaje póstumo. Por ello, la compensación debe ser en forma de tiempo, paliar en todo lo posible ese tiempo de vida que el amianto puede robarnos por la inconsciencia y la codicia de algunos. Por ello, y esto es algo que en muchos países ya se ha establecido, creemos que la compensación debe venir en forma de permiso retribuido o jubilación anticipada sin pérdida de prestación en ningún caso, en base a los años de exposición sufridos. También debe incluirse en el plan de compensación que las familias de los fallecidos sean indemnizadas sin necesidad de más juicios ni sufrimiento, facilitando su acceso a la misma.

Es prioritario que el amianto sea erradicado de todas nuestras instalaciones y todos trenes, venimos a trabajar no a morir.

Solidaridad Obrera, junto a la mayoría de la representación sindical, exige la negociación inmediata y dentro de la Comisión Negociadora del Convenio de estos fondos de indemnización y de compensación, de la inscripción de Metro en el RERA, de un seguro de vida que recoja también los supuestos de enfermedad y fallecimiento por amianto…

Para ello, Solidaridad Obrera, adquiere el firme compromiso de conformar una Comisión de Seguimiento de los acuerdos que se alcancen sobre Amianto en este Convenio Colectivo y que satisfagan las reivindicaciones de los trabajadores, y derivando a la misma los asuntos de la Comisión de Desamiantado, cerrándola para favorecer la unidad de acción sindical y lograr los objetivos en pro de los derechos de los y las trabajadoras de esta empresa.

Por Editor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *