VOTAR A LA SOLI, HOY MÁS QUE NUNCA

Según me chiva el ordenador, el 14 de marzo del 2011 me puse delante del mismo para redactar el siguiente texto:

permitidme que desde mi humilde opinión os aporte algunas de las razones por las que creo que hay que apoyar a la Soli con nuestro voto:

-Si queremos que nuestr@s representantes en el comité de empresa y en las distintas negociaciones que puedan surgir actúen de forma clara, transparente, sin engaños, y se conviertan en excelentes altavoces de todo lo que se pueda cocer dentro de estas negociaciones; tenemos que votar a la Soli.

-Si queremos que nuestras voces sean escuchadas dentro de estas negociaciones, que las asambleas sean soberanas y marquen el camino a l@s sindicalistas, y no al contrario; tenemos que votar a la Soli.

-Si creemos en la firmeza a la hora de defender nuestras conquistas sociales y las de nuestros mayores. En la negociación basada en la lucha y en la movilización, y no en el pasteleo, la puerta de atrás, la doble cara, para finalmente alcanzar acuerdos de dudosa eficacia; tenemos que votar a la Soli.

-Si apostamos por un sindicalismo basado en la participación de todas y de todos, y no en la delegación de nuestra fuerza, la de cada uno de nosotros y de nosotras, en representantes sindicales; tenemos que votar a la Soli.

-Si creemos en el servicio público que prestamos a la ciudad de Madrid y no estamos dispuest@s a colaborar en su progresivo deterioro ni a regalarlo por cuatro duros; tenemos que votar a la Soli.

Estas serian algunas razones, las más obvias y directas, por la que yo votaré a la Soli.

La cosa es sencilla, si has leído el texto y te convence la propuesta, tienes una oportunidad de oro para fortalecer tus ideas, tu forma de entender el trabajo y su influencia en tu vida cotidiana, votando por la Soli.

Por otro lado, más allá de las elecciones sindicales, más allá de siglas y banderas, desde Solidaridad Obrera apostamos por personas trabajadoras que sean capaces de pensar, de escuchar, de criticar…para finalmente ser capaz de actuar. Ese es el sindicalismo por el que trabajamos y por el que os pedimos el voto.

Desde que redacté estas líneas hasta hoy han pasado cuatro años. De nuevo nos encontramos con la necesidad de explicar a nuestras compañeras y compañeros el porqué es importante, ahora en el 2015, votar a Solidaridad Obrera en las próximas elecciones sindicales, y resulta que releyendo el escrito anterior no soy capaz de dar nuevos argumentos porque los de hace cuatro años están de plena actualidad.

 

Repasemos cada cual lo sucedido, por ejemplo, en la negociación del último convenio, y comparémoslo con las razones para votar a la Soli que os daba hace cuatro años. Insisto, cada cual que saque sus propias conclusiones.

Hay algo que si ha cambiado, dentro y fuera de Metro, a lo largo de estos cuatro años. El capitalismo se encuentra es una de sus crisis más gordas desde hace décadas y no está dejando títere con cabeza; ni siquiera en los países occidentales donde se mantenía un cierto grado de estabilidad y bienestar económico junto con una serie de derechos políticos, sociales y laborales. Todo va cayendo poco a poco: reformas laborales, códigos penales, leyes de seguridad ciudadana, reformas de la justicia, represión, despidos, recortes, privatizaciones…y más recortes, y más privatizaciones.

La insistencia en maltratar y desnudar a los más débiles, tarde o temprano, acaba encontrando respuesta y, afortunadamente, del trabajo bien hecho por las militantes de la vida florecen jardines dispuestos a llenar de flores tanta podredumbre. Del 15M hasta hoy se ha producido un terremoto crítico en los cimientos que sustentaban el proyecto de la democracia capitalista española durante todos estos años; desde que la dictadura mudó en democracia gracias a la mágica transición. Todos aquellos intocables e incuestionables hasta ahora (corona, partidos políticos, sindicatos mayoritarios, empresarios…) de repente han pasado a ser mortales con cierto mal color, y sobre todo, mal olor.

Estos dos elementos, la crisis del capitalismo global y local y las diversas respuestas que se están gestando desde los movimientos antagonistas, hacen que, hoy más que nunca, sea necesario fortalecer dentro de las empresas las opciones sindicales que apuestan claramente por la defensa de las condiciones de trabajo y vida de la gente trabajadora. Y en nuestro caso de Metro, sin ataduras externas y sin prioridades gremialistas, ya me entendéis.

No me enrollo más. Os pido el voto para la Soli porque creo necesario que nuestr@s compañer@s estén presentes en esos órganos de representación y negociación que van a dilucidar muchos de los partidos donde nos jugaremos el campeonato: el de nuestras condiciones de vida y de trabajo y del servicio público que prestamos a Madrid y a sus gentes.

Prometí no enrollarme más.

Un saludo.

Armando Ojanguren Flores.

Jefe de Sector 5873

 

 

 

 

 

 

Por Editor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *