La sanidad del futuro ya está aquí – CASMADRID

Cuando en 2005 Esperanza Aguirre nos anunció a bombo y platillo  la puesta en marcha de “la sanidad del futuro”, algunos, los menos, nos echamos a temblar, pero nos movilizamos (ver video[1]). Hoy 15 años después, el sistema sanitario madrileño, desbordado por la pandemia, muestra su cara más cruel:

  • Con la Dirección General de Salud Pública, desmontada desde 2008[2], el SERMAS no estaba preparado ni para prever, ni para encarar cualquier problema epidémico que provocase un incremento rápido de las necesidades asistenciales de  la población.
  • Los hospitales públicos tras años de recortes y gestionados solo en términos de eficiencia, han sufrido la eliminación de casi 3000 camas y la reducción de miles de sus trabajadores mientras la población aumentaba un 6 %.  El colapso en una situación como la actual era previsible. Y mientras, plantas enteras, con camas cerradas en los hospitales semiprivatizados.
  • La apertura del “hospital de guerra” en el IFEMA, necesaria para intentar atender a los enfermos, jamás debe de realizarse a costa de la reducción de personal de los centros de salud y el SUMMA, que puede suponer la paralización del primer nivel asistencial.
  • Posibles negligencias por parte de las gerencias de algunos hospitales, que con el estado de alarma en curso, y viendo lo que sucedía en otros centros, no quisieron parar la actividad ordinaria, lo que ha hecho que la separación de pacientes confirmados se haya dificultado y todos, personal y pacientes, hayan quedado expuestos masivamente. 
  • En las unidades de cuidados críticos se han duplicado  las camas, pero siguen siendo insuficientes, y siguen faltando medios, por lo que hay que tomar las difíciles decisiones de a quien intentar salvar y a quien no
  • Los laboratorios públicos, algunos cerrados  y desmontados en 2009[3], para abrir el laboratorio central privado[4], también han sido afectados. Muchos de ellos han tenido dificultades para procesar las pruebas necesarias para la confirmación de los casos sospechosos.
  • La atención primaria, ninguneada frente al hospitalcentrismo imperante, está siendo desmontada y utilizada como personal de reserva para el hospital del IFEMA, impidiendo que realice su tarea, básica, de control, vigilancia y seguimiento, al no disponer del material para realizar tomas de muestras y poder identificar a los positivos para poder aislarlos, algo básico si lo que se pretende es frenar la pandemia y evitar la saturación de las urgencias hospitalarias.  La experiencia internacional aconseja no desmontar el primer nivel, sino potenciarlo. Construir hospitales si, prevenir con los aun sanos, también.
  • Estructuras directivas, totalmente inútiles, rayando en la negligencia, muchas de ellas solo preocupadas en que los trabajadores asuman la asistencia sin las condiciones básicas, en contra del criterio de la propia Inspección de Trabajo, amenazando, cesando o expedientando a quien cuestione sus órdenes.
  • Profesionales jugándose la vida,  la salud propia, la de sus familias y la de los enfermos no infectados, hasta el punto de alcanzar niveles de contagio del 13,6 % a día de hoy, muy superiores a los de Italia (8%) o China (4%), con lo que se convierten en una bomba biológica retardada. Las imágenes de cirujanos operando envueltos en EPIs artesanales hechos con bolsas de basura son elocuentes. Otros, salen  llorando de sus turnos, incapaces de salvar vidas.
  • Residencias de ancianos y centros sociosanitarios, una de las vergüenzas ocultas de nuestra sociedad,  en las que tiene que ser el ejército el que descubra ancianos muertos y abandonados a su suerte. Desde hace 3 décadas existen informes que denunciaban la situación, informes que duermen en algún cajón.
  • Este coctel explosivo ha generado unas listas de espera vergonzosas  contra las que también nos movilizamos, mientras gran parte de la población miraba para otro lado[5]. Listas que se dispararán brutalmente cuando acabe esta crisis.
  • Ante esto, los propietarios[6] de los hospitales “semiprivatizados” (14), se frotan las manos, porque según los contratos firmados por 30 años con dichas empresas, el aumento de la capacidad y utilización, implica el incremento del canon económico que les pagamos. Mientras, Esperanza Aguirre, felizmente recuperada tras un ingreso y recuperación exprés, como no, en un centro privado ¿sonreirá satisfecha?

Mientras mueren nuestros amigos y familiares, y nos exigís que asumamos riesgos sin protección, surgen por barrios y pueblos de todo el estado organizaciones de base de apoyo mutuo, para fabricar material de protección, para apoyar a los más débiles, demostrando que la organización del pueblo puede sustituir la ineptitud del Estado.

CAS 25 marzo 2020


[1] https://www.youtube.com/watch?v=5ZF7R-Ch52Y

[2] https://www.madrimasd.org/blogs/salud_publica/2008/04/09/88689

[3]  http://www.casmadrid.org/primera/index.php?idsecc=comunicados&id=53&limit=&titulo=COMUNICADOS

[4] http://www.casmadrid.org/index.php/noticias/568-2016-11-29-madrid-como-era-de-esperar-prorrogan-la-privatizacion-del-laboratorio-central

[5] http://www.casmadrid.org/index.php/campanas/27-campanas/944-jornada-de-lucha-estatal-contra-las-listas-de-espera-enero-2018

[6] Fondos de capital riesgo, constructoras, bancos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *