Cuadernillo Congreso

UNA EXPLICACIÓN NECESARIA

Publicamos este cuadernillo por acuerdo de Solidaridad Obrera para que cualquier afiliada o afiliado pueda tener en sus manos lo acontecido en el Congreso Extraordinario del 8 de junio de 2013, y por tanto conozca cómo se dio solución a la “crisis” habida en la anarcosindical durante la primera parte del año 2013.

Por primera vez se publican las ponencias presentadas al Congreso, y no sólo los acuerdos del mismo, para que nadie pueda hacer demagogia con lo acontecido y se sepa cuáles fueron las verdaderas propuestas de cada cual.

Solidaridad Obrera da por finalizada la falsa polémica suscitada en su seno por quienes abandonaron la organización, según afirman en su propio comunicado, tres días antes de celebrarse el Congreso Extraordinario que ellos mismos propusieron y organizaron

 

 

Reglamento de Congresos

REGLAMENTO DE CONGRESOS

SOLIDARIDAD

OBRERA

Artículo 1º.- El Congreso de Solidaridad Obrera es el máximo órgano de decisión de la misma. Será convocado cada cuatro años. Se celebrará de forma extraordinaria siempre que sea solicitado formalmente por, al menos, un tercio de los sindicatos que conforman la Confederación Sindical, sin tener en cuenta para ello ni el número de votos que representan, ni el número de afiliados. En este caso cada sindicato tendrá un voto.

Leer más…

Estatutos

ESTATUTOS

CONFEDERACIÓN SINDICAL SOLIDARIDAD OBRERA

PREÁMBULO

FINALIDADES, PRINCIPIOS Y TÁCTICAS

Solidaridad Obrera es una organización de trabajadores que se define anarcosindicalista.

El anarcosindicalismo es una versión del Sindicalismo Revolucionario que tiene su origen en 1906, con la CARTA DE AMIENS, y que se delimita o concreta a través de una serie de parámetros que serían, en orden decreciente de importancia, su finalidad, sus principios y sus tácticas.

La necesidad de superar la división entre «vanguardia obrera iluminada» que discute, analiza y elabora consignas, y «masas a movilizar», hace imperiosa la necesidad de dotarse de unos objetivos y finalidades, así como basar la actividad en unos principios y tácticas que estén de acuerdo con la finalidad que se quiere conseguir.

FINALIDADES DEL ANARCOSINDICALISMO

La división de la sociedad en clases, característica esencial del sistema capitalista, se concreta actualmente en: CLASES DOMINANTES o CAPITALISTAS, formadas por la BURGUESÍA, que es la detentadora de los medios de producción, y por las tecnocracias formadas por los GESTORES ECONÓMICOS DEL CAPITAL en las empresas (nacionales o transnacionales), y por los GESTORES POLÍTICOS DEL CAPITAL en los estados (partidos y burocracias sindicales afines); y CLASES DOMINADAS, formadas por el PROLETARIADO, y otras clases proletarizadas (autónomos, pequeños propietarios etc.).

La utilización de la riqueza social en beneficio exclusivo de la clase o clases dominantes, y no en beneficio de toda la sociedad, genera un engranaje de distintas formas de explotación tanto a nivel mundial (imperialismos y globalización) como a nivel local, que producen la consabida pobreza, paro, alienación, etc. en la mayor parte de la población.

Para que unos pocos sean ricos, muchos tienen que ser pobres.

En el sistema capitalista las luchas de los trabajadores para conseguir mejoras salariales son rápidamente contrarrestadas por las clases dominantes con la correspondiente subida de precios (inflación), debido a lo cual la situación del trabajador, es la de un círculo vicioso que se concreta en: necesidad económica, leve mejora tras la lucha si esta tiene éxito, y vuelta a la necesidad económica producida por el alza de los precios.

Este círculo vicioso solo puede romperse dando fin a la explotación mediante la puesta en común de los medios de producción y distribución, y la eliminación simultánea del instrumento que tiene como fin perpetuar dicha explotación o generarla: el Estado; de tal forma que la riqueza producida por el trabajo, pueda ser utilizada en beneficio de toda la sociedad.

EL COMUNISMO LIBERTARIO

A un modelo de organización social, en el que los medios de producción y distribución sean comunes (de toda la sociedad), que sean gestionados por la propia colectividad mediante un método de toma de decisiones de forma horizontal; que esté organizado como una federación de comunas libres, y donde esté abolido el principio de autoridad de unos sobre otros, lo denominamos Comunismo Libertario.

Los conceptos del Comunismo Libertario de Isaac Puente y el del Congreso de Zaragoza de la organización madre, son versiones concretas, que hay que entender en su contexto histórico-social, que aunque tenemos que considerar superados en la forma, siguen siendo válidos en el fondo, pues están inspirados en las mismas ideas-fuerza que nos guían actualmente.

En el proceso revolucionario del cambio de sociedad, que no habrá de ser un periodo corto de tiempo necesariamente, habrá de efectuarse una fuerte reestructuración económica, con la eliminación de aquellos sectores dedicados a la producción de objetos estúpidos, y socialmente innecesarios, o de los servicios inútiles creados por el capitalismo con el solo afán de lucro. Asimismo habrá de efectuarse la adecuación de la dedicación de la población a las actividades necesarias a la nueva sociedad, y la eliminación y adaptación de las profesiones caducas pertenecientes a la vieja (eliminación de ejércitos, administraciones, policías, ¿banca?, clero, etc.).

El Comunismo Libertario, es por otra parte solo el «horizonte próximo». Hemos de ser conscientes de que ni siquiera esa sociedad, sería la sociedad perfecta, la Anarquía, debido a su encorsetamiento a corto y medio plazo en las necesidades económicas. Como decía Ricardo Mella: «Más allá del ideal se encuentra el ideal», por tanto para la consecución de organismos sociales más perfectos, el Comunismo Libertario, habrá de «izquierdizarse» respecto de sí mismo, promoviendo una REVOLUCIÓN PERMANENTE en el espacio y en el tiempo.

AUTOGESTIÓN

Entendemos por Autogestión, la gestión realizada por los propios trabajadores de los medios de producción y distribución, que pertenecen a toda la sociedad.

La Autogestión así entendida no puede existir dentro de la sociedad capitalista, donde los medios de producción son privados.

La gestión dentro de cualquier tipo de modalidad del sistema capitalista por los propios trabajadores de una empresa que les pertenezca solo a ellos (o al estado), y no a la colectividad, tampoco es autogestión; ya que en cualquier caso se tratará de capitalismo de grupo o corporativo, o de cogestión.

La Autogestión por tanto, solo puede darse dentro de una sociedad comunista, la cual si es autogestionaria, por la misma razón será libertaria.

La administración y la planificación de la producción habrá de realizarse por los propios trabajadores a través de la coordinación efectuada inicialmente por la Organización Obrera (el SINDICATO), cuyas estructuras convenientemente desarrolladas darán lugar a las superestructuras de la nueva sociedad, y serán el sistema nervioso a través del cual circularán la información y las decisiones tomadas por los trabajadores en asamblea.

Dos elementos imprescindibles (aunque no suficientes) para que haya Autogestión en las grandes empresas son la Asamblea y el Consejo Obrero.

EL CONSEJO OBRERO:

Entendemos por Consejo Obrero, la representación de todos los trabajadores en aquellas empresas relativamente grandes, efectuada mediante un proceso de elección asambleario, y con fines de la autogestión de las luchas dentro del sistema capitalista, o de la autogestión económica de la propia empresa dentro del Comunismo Libertario.

Los representantes del Consejo Obrero, se sobreentienden revocables en cualquier momento y no tienen poder de decisión, el cual recaerá en la asamblea.

El Consejo Obrero de la empresa será un órgano imprescindible para la autogestión de los grandes entes económicos en la sociedad Comunista Libertaria.

El anarcosindicalismo al tener como fin la autogestión, necesariamente tiene que promover o promocionar el Consejo.

La coordinación de los distintos Consejos Obreros de fábrica, así como los Consejos Locales, de Campesinos etc., podrá realizarse inicialmente desde la Organización Obrera, o en paralelo a ésta, de forma similar a como se hizo en la revolución española del 36: allí donde solo existía CNT, el Consejo Obrero o COMITÉ REVOLUCIONARIO, formaba parte de la estructura de la Organización Obrera, y se federaba, a través del Sindicato, de la Federación Local de Sindicatos, y del Consejo Territorial, como el Consejo de Aragón, o el de la Comarcal de Colectividades de Benicarló etc., o de la Federación de Industria.

Allí donde la organización madre no representaba a todos los trabajadores, el Consejo se formaba en colaboración con la UGT, y la coordinación se realizaba esta vez en paralelo a través de los Consejos Municipales o de los Territoriales. Estos órganos de coordinación superestructura de los que deberá dotarse la futura sociedad, y que ejercerán funciones económicas, de prestación de servicios, de autodefensa etc., son los que sustituirán al actual Estado.

Por consiguiente, decimos que la finalidad de Solidaridad Obrera es la ELIMINACIÓN DE LA EXPLOTACIÓN DEL HOMBRE POR EL HOMBRE, mediante la ABOLICIÓN DEL TRABAJO ASALARIADO, y su sustitución por EL TRABAJO LIBERADO a través de LA AUTOGESTIÓN en una sociedad COMUNISTA LIBERTARIA, que se guíe por el lema: «DE CADA UNO SEGÚN SUS FUERZAS, Y A CADA UNO SEGÚN SUS NECESIDADES».

PRINCIPIOS DEL ANARCOSINDICALISMO DE SOLIDARIDAD OBRERA

De lo expuesto anteriormente, hemos de deducir que unos principios que no estén en contradicción con el fin que quiere conseguirse, forzosamente han de dar lugar a un tipo de organización que prefigure el tipo de sociedad que se quiere construir.

Solidaridad Obrera pretende ser un islote de antiautoritarismo dentro de una sociedad autoritaria, y se rige por los siguientes principios:

PRINCIPIOS DE OPOSICIÓN

ANTICAPITALISMO: Solidaridad Obrera, se opone al capitalismo en todas sus variantes, tanto liberales-neoliberales (versiones democrática e imperialista-globalizadora), totalitarias (versión nazi-fascista), como socialdemócrata-leninista (Keynesianas y de capitalismo de estado), así como a las futuras variantes que este pueda desarrollar.

ANTIESTATISMO: Entendiendo que el Estado es simplemente la herramienta a través de la cual las clases dominantes perpetúan su dominio, y se aseguran la conservación de la propiedad privada de los medios de producción, y que a su vez el Estado asegura el acceso a la propiedad, y genera diversas formas de explotación, se comprende que su eliminación en el proceso revolucionario, es una necesidad inaplazable.

La lucha de Solidaridad Obrera contra el Estado, se concreta en los términos ANTIMILITARISMO, ANTIPARLAMENTARISMO, etc.

Como dijimos anteriormente las estructuras del Estado burgués serán reemplazadas por los organismos de coordinación, administración y autodefensa que se dé a sí misma la sociedad comunista.

PRINCIPIOS DE AFIRMACIÓN

LA LIBERTAD Y LA IGUALDAD:

La Libertad para Solidaridad Obrera, no es el concepto del liberalismo burgués entendido como la libertad de explotar a los otros, y que eufemísticamente se airea diciendo que la libertad de cada uno termina allí donde comienza la libertad de los demás, ocultando que la libertad del proletario (vender su fuerza de trabajo o perecer de hambre) termina allí donde comienza la libertad del patrón (explotarlo).

Entendemos con Bakunin, que la Libertad es un concepto colectivo: los trabajadores seremos más libres, en la medida que consigamos poner a disposición de toda la sociedad los medios que usufructúan solo las clases dominantes, ya que una vez la sociedad esté en poder de esos medios, nadie podrá esclavizar a nadie.

No existe Libertad sin Igualdad económica, por tanto no puede existir Libertad en una sociedad capitalista para las clases oprimidas.

La Libertad, colectivamente entendida, así como la Igualdad, conforman los objetivos y las formas de actuación de Solidaridad Obrera, a través del asamblearísmo.

LA SOLIDARIDAD Y EL APOYO MUTUO:

Frente a la ideología del individualismo a ultranza impuesto por el Orden Dominante a través del Pensamiento Único, el anarcosindicalismo opone la práctica de la Solidaridad y el Apoyo Mutuo. Estos dos conceptos, junto con la Libertad y la Igualdad, serán los pilares ideológicos sobre los que habrá de construirse la sociedad comunista.

EL INTERNACIONALISMO:

Solidaridad Obrera, se considera heredera de la Primera Internacional de Trabajadores. Entendemos que la lucha contra la actual globalización capitalista impuesta por las empresas transnacionales, solo puede ser eficaz oponiéndole el internacionalismo proletario.

Internacionalismo que asimismo implica el intento de superación de los Estados nacionales en la conformación de la sociedad futura: «Nuestra patria es el mundo. Nuestra familia la humanidad».

Objetivo preferente de Solidaridad Obrera será el intento de articular una organización internacional de trabajadores de tipo federalista con todas aquellas organizaciones del proletariado que se autodefinan anarcosindicalistas en cuanto sea posible.

EL FEDERALISMO :

El federalismo de origen proudhoniano, no solo será la base del Comunismo Libertario, sino que ya dentro de la sociedad capitalista, constituye el concepto por el que se rigen las relaciones entre los distintos entes que forman la organización obrera, comenzando por el individuo.

Entendemos el federalismo como la unión o el pacto sin pérdida de la independencia o la autonomía. Esta unión es una agrupación solidaria para conseguir objetivos comunes, y se efectúa sin autoritarismo ni coacciones.

La afiliación, es una federación del individuo con otros individuos, para dar lugar a Sindicatos, que a su vez lo hacen para conformar las Federaciones Locales etc.

Este concepto federalista, que permite la máxima libertad, siempre que no entre en contradicción con las finalidades ni con el resto de principios, es lo que permite la diversidad de tácticas de actuación sindical (presentarse o no a las elecciones a Comités de Empresa etc.) que utilizan los trabajadores organizados en Solidaridad Obrera.

TÁCTICAS

Las tácticas son las formas de actuación o prácticas utilizadas en el momento concreto, tendentes a la consecución de los fines y de acuerdo con los principios.

LA ACCIÓN DIRECTA: Entendemos por Acción Directa la realizada sin intermediarios. La solución de los problemas directamente por las partes implicadas.

El concepto de Acción Directa conlleva asimismo implícito el de promoción de la acción colectiva de base, sobre la acción individualista.

Solidaridad Obrera promoverá siempre que sea posible en su acción sindical la Acción Directa, relegando la acción mediada (jurídica, aceptación de comisiones de arbitraje etc.) a aquellos casos estrictamente necesarios, o cuando no sea posible la actuación a través de la Acción Directa.

TÁCTICAS DE ACCIÓN SINDICAL EN LA EMPRESA

LA SECCIÓN SINDICAL: El objetivo primordial de Solidaridad Obrera en la empresa capitalista será la formación y desarrollo de Secciones Sindicales a través de las cuales promover la lucha por la defensa de los intereses de los trabajadores, y la mejora inmediata de sus condiciones de vida dentro del sistema, con la intención de desarrollar la conciencia de clase que nos permita promover la lucha por la emancipación.

A través de la acción sindical se pretende la auto-educación del proletariado (auto-educación en el «nosotros» frente al «yo») para desarrollar en él las facultades necesarias que le permitan en el futuro hacerse con los medios de producción y distribución. EL COMITÉ DE EMPRESA: Entendemos por Comité de Empresa la representación de todos los trabajadores favorecida por el sistema capitalista, en aquellas empresas relativamente grandes, efectuada mediante el proceso de elecciones sindicales en urna. Los representantes así elegidos lo son por un periodo predeterminado de tiempo durante el cual no son revocables.

Los Comités de Empresa tienen funciones de información y de presentación de quejas con mas o menos capacidad de negociación altamente regulada por la legislación burguesa, la cual les dota de ciertos privilegios respecto al resto de trabajadores.

Los Comités de Empresa nacen en 1919/20 en Alemania, tras la asimilación de los Consejos Obreros por el sistema, y su regulación legislativa, tendente a domesticarlos. Desde entonces se han extendido por todo el mundo en paralelo con el desarrollo del conformismo en la clase obrera. En España los Comités de Empresa, fueron introducidos por el franquismo, con el nombre de «Jurados de Empresa».

Objetivo primordial de Solidaridad Obrera, será la SUPERACIÓN DE LOS COMITÉS DE EMPRESA, y su SUSTITUCIÓN POR CONSEJOS OBREROS tendentes a la apropiación y a la autogestión de los medios de producción, distribución, servicios etc. por la clase trabajadora.

Dada la situación actual de conformismo, no podemos predecir el futuro de los Comités de Empresa, organismos que en el peor de los casos desaparecerán con el propio sistema capitalista.

Hemos de considerar a los Comités de Empresa como una herramienta de doble filo, pues si bien la obtención de representación en dichos organismos favorece la implantación de la Sección Sindical, reproducen en su interior los esquemas de la sociedad burguesa (jerarquización, poder de decisión separado de la base, parlamentarismo etc.).

Hemos de diferenciar no obstante las elecciones sindicales de las elecciones al resto de organismos de la sociedad burguesa (municipales, autonómicas, generales etc.) ya que en las sindicales se eligen representantes a un órgano corporativo de los propios trabajadores, el cual consideramos de carácter estrictamente defensivo frente a la patronal.

Los Comités de empresa no son órganos directivos capaces de emitir leyes o decretos. Para poder compararse éstas elecciones con las del estado, deberían elegirse representantes a los consejos de administración o de dirección, lo cual implicaría cogestión, figura de integración en el sistema capitalista que rechazamos.

Consideramos que la presentación o no a las elecciones sindicales es una cuestión de tácticas, que efectuada con las consiguientes prevenciones no entra en contradicción con los fines, y es permitido por los principios federalistas de la Organización. Los afiliados que conforman cada Sección Sindical, junto con el Sindicato, deberán decidir al respecto, dependiendo de la situación concreta en la empresa, y de la correlación de fuerzas con otras corrientes sindicales. Evidentemente en aquellas empresas en que Solidaridad Obrera represente a la casi totalidad de los trabajadores, no tendrá sentido la formación de un Comité de Empresa. En este caso las relaciones con la empresa se llevarán a cabo una vez reconocida la Sección Sindical a través del Comité de dicha Sección, y después de haber debatido en asambleas generales con el resto de trabajadores, las cuestiones a decidir. Si hubiese trabajadores organizados en secciones sindicales de otras organizaciones, se formará un Consejo Obrero consensuado.

En cualquier caso Solidaridad Obrera, nunca se disolverá en ninguna asamblea general de trabajadores (y muchísimo menos en un Comité de Empresa), antes de la consecución de la sociedad comunista, ya que debido a la penetración de la mentalidad burguesa en la clase obrera, y en la mayoría de sus organizaciones (alienación), en dichas asambleas podrían llegar a tomarse decisiones contrarias a sus intereses objetivos (la emancipación).

No obstante Solidaridad Obrera, podrá aceptar y apoyar cualquier decisión que no vaya en contra de sus principios y finalidades.

En aquellos casos en que se decida no participar en las elecciones a Comités de Empresa, y Solidaridad Obrera sea minoritaria, obvia decirse que se intentará la constitución de la Sección Sindical por todos los medios a nuestro alcance, para lo cual los compañeros implicados, contarán con el apoyo del resto de la Confederación.

El peligro antedicho de integración en el sistema a través de los Comités de Empresa hace que en aquellas empresas en las que se decida participar en ellos se hayan de tomar ciertas medidas, tendentes a evitarlo.

Dentro del Comité de Empresa, los compañeros de Solidaridad Obrera deberán formar una célula de antiautoritarismo dentro de un organismo básicamente autoritario, es por ello necesario que debido a la posición peculiar que ocupan, su actuación en esos organismos ha de ajustarse en todo momento a lo previamente decidido en las asambleas del Sindicato. Es decir la función de esos compañeros será exclusivamente trasladar a ese organismo, las cuestiones previamente debatidas y acordadas dentro del Sindicato, y del cual la Sección Sindical es un apéndice. Misión primordial de esos delegados será el intentar conseguir a toda costa, que las decisiones que en esos organismos se toman por vía parlamentaria, a imitación de las tomas de decisiones efectuadas por los organismos «democráticos» de la sociedad burguesa (la propuesta ganadora siempre es la del que tiene más «representantes», o de la alianza mayoritaria), sean efectuadas a través de asambleas generales de trabajadores, en las cuales como se dijo anteriormente, Solidaridad Obrera conservará su propia personalidad.

Podríamos decir que la misión de los delegados de Solidaridad Obrera en los Comités de Empresa, es formar una célula antiautoritaria, pero ¡una célula desestabilizadora! que sea capaz de destruir todo el organismo, para poder dar lugar a otro nuevo: el Consejo Obrero, con el cual pueda efectuarse la coordinación de la autogestión en el futuro.

El control y fiscalización de la actuación de los representantes y delegados de Solidaridad Obrera en los Comités de Empresa, tiene el fin de evitar la verticalización en la toma de decisiones y la creación de castas privilegiadas, con lo que reproduciríamos el sistema que queremos destruir.

Todo ello se realizará mediante cartas de dimisión previamente firmadas a su presentación como candidatos; la toma de decisiones en asambleas; el control del uso de las horas sindicales; y la rotación en el uso de las horas pertenecientes a la Sección Sindical y todas aquellas medidas, que en cada momento se consideren oportunas debido a la fluctuación de las relaciones laborales, y tendentes a que el poder que la sociedad burguesa otorga a estos representantes lo sea solo de nombre, y que el poder de decisión, esté siempre en la base.

LÍNEA SINDICAL

Las decisiones en Solidaridad Obrera son tomadas en las Asambleas Generales de las Secciones Sindicales o de los Sindicatos de ramo; en los Plenos de Sindicatos y en los Congresos.

Las decisiones sobre la línea sindical a seguir son permanentes mientras en el mismo ámbito en el que fueron tomadas, o superior, no se varíen. Por tanto no será necesario reunir la asamblea, pleno o congreso para ratificar cualquier propuesta que entre dentro de la línea sindical aprobada en las diferentes Asambleas, Plenos y Congresos de la organización y no hayan sido variados.

Leer más…