LUISA READMISIÓN

¡¡¡ EULEN DESPIDE A LUISA,

NUESTRA DELEGADA SINDICAL !!!

REPRESIÓN CONTRA QUIENES LUCHAN…

En nuestras publicaciones es habitual ver artículos que destacan la represión desatada por el poder contra quienes no cometen otro “delito” que luchar por los derechos y conquistas de todas y todos. Sabemos que la su represión quieren que sirva de escarmiento para los demás sedando su contestación y atemorizando a los trabajadores en lucha. La exhibición masiva de esa represión extiende ese objetivo, de nuestros enemigos de clase, entre las trabajadoras y trabajadores más desclasados (sin conciencia de clase, ni ideología distinta del capitalismo) que asumen a pies juntillas que si luchas, está justificado que te repriman con despidos, detenciones e incluso cárcel. Es la lógica del sistema.

Es por ello que después del 22 de marzo de 2014 se pasaron una semana repitiendo en todos los telediarios, de todas las cadenas de TV, las imágenes de los pobrecitos antidisturbios siendo “brutalmente” agredidos por las hordas manifestantes que reclamaban “Pan, trabajo y techo” y que en un número superior a los dos millones de personas se habían manifestado en Madrid. Una brutal e injustificada intervención policial premeditada que perseguía criminalizar la protesta y que junto a la campaña mediática conllevó una treintena de detenciones posteriores y la cárcel provisional para Isma y Miguel durante más de dos meses. Todo ello con el fin de hacer olvidar la multitudinaria movilización y sus reivindicaciones y que quedase en la memoria colectiva solamente como un sinónimo de enfrentamientos entre radicales y policías antidisturbios que al fin y a la postre “solo” cuidan del orden del poder establecido a cualquier precio.

En todo caso en Solidaridad Obrera no dejamos nunca tirados a quienes sufren la represión del sistema por luchar, es un eje fundacional del movimiento obrero que está en nuestros principios. Es por ello que los nombres de Alfon, Nahuel, Bódalo, Isma y Miguel, Carlos y Carmen, Ana y Tamara… y tantos otros suenan a todas las personas afiliadas y que simpatizan con La Soli. Es por ello que participamos e impulsamos la participación de todas las organizaciones del sindicalismo alternativo, en las movilizaciones antirrepresivas que se llevan a cabo en cualquier lugar del territorio y sea cual sea la organización a la que pertenezca la represaliada o represaliado.

LA REPRESIÓN CONTRA SOLIDARIDAD OBRERA
Si esta es nuestra forma de actuar en cualquier caso, se entenderá que si el represaliado o represaliada pertenece a Solidaridad Obrera nuestra respuesta es mayor, ya que es nuestra responsabilidad defender a nuestra militancia, y aquí no escatimamos esfuerzo alguno. No quedará sin respuesta ninguna agresión, y en ningún caso aceptamos medias tintas, la reposición en su puesto de trabajo, la readmisión, es la única solución para cualquier despido por represión sindical.

RENFE

Hace ya dos años, el 5 de febrero de 2014, Renfe decidió escarmentar la lucha sindical de Solidaridad Obrera y de la Coalición Ferroviaria que le estaba haciendo daño con las denuncias que la obligaban a respetar la jornada laboral de los maquinistas y que estaba acostumbrada a mover a sus anchas con el consentimiento de UGT y CCOO entre otros. En este sentido no encontró otra cosa mejor que despedir a nuestro compañero, maquinista de Renfe con 35 años de antigüedad y abogado de Solidaridad Obrera y Coalición Ferroviaria (coalición formada en RENFE por Solidaridad Obrera, Sindicato Unitario Ferroviario, SUF y el Movimiento por la Igualdad y los Derechos de los Ferroviarios, MIDF). Además de la defensa jurídica que finalmente dio frutos y consiguió la readmisión Arturo y multar a Renfe con 18000 euros, llevamos a cabo una intensa defensa sindical con los medios y militantes de que disponemos. A pesar de no recibir la respuesta que era de esperar entre los trabajadores de Renfe, pues no hubo ni siquiera una convocatoria de paros en contra del despido, organizamos concentraciones y repartos de comunicados informativos en varias estaciones ferroviarias de Alicante, Barcelona, Madrid, Valladolid y Gijón; realizamos así mismo una gira antirrepresiva por toda la península difundiendo no solo el caso del despido de Arturo, que también, sino los casos de todas aquellas represaliadas por luchar. Así recorrimos Castilla, Galicia, Asturias, Cantabria, Euskadi, Aragón, Cataluyna, Pais Valencià. La Mancha y Madrid durante el mes de octubre de 2014 y contamos con la participación de la CUT de Galiza, con las Cajas de Resistencia de Valladolid (Comité de Solidaridad de los Trabajadores) y de Asturies (Fondo xUnitario de Solidaridad Obrera de Asturies), LAB de Bilbo (Langile Abertzaleen Batzordeak, Comisiones de Obreros Abertzales) CGT de Alcázar de San Juan, CNT de Aranjuez, Derechos Civiles 15M Zaragoza, Ateneo Libertario de Reus, Plataforma Sindical de EMT de Madrid, Coordinadora de Sindicatos del Transporte, etc y por su puesto con nuestros sindicatos de Santander, Puente Viesgo, Tarragona, Barcelona, Badalona, Alicante, Alcorcón y Madrid. Posteriormente organizamos una Semana de lucha antirrepresiva en Madrid con el Bloque Unitario, en febrero de 2015, con una alta participación y excelente nivel de los ponentes de las distintas mesas de las charlas-debate.

La lucha sirve y aunque la sentencia del juzgado de lo social de Alicante que admitió incomprensiblemente como procedente el despido, nos echó un jarro de agua más que fría, helada por la espalda de todas las que peleábamos contra este despropósito, no nos resignamos y continuamos adelante. Ahora todos los esfuerzos han sido recompensados y Arturo vuelve a conducir su tren como siempre debiera de haber sido y su familia vuelve a tener el futuro que a los obreros nos corresponde y que Renfe en su osadía había negado.

EULEN

Ahora, el 5 de agosto, EULEN nos hace lo mismo, despide a nuestra compañera y delegada sindical en el Comité de Empresa Luisa Luque. La misma razón, no soportar la lucha llevada a cabo en noviembre pasado por dos pequeños sindicatos, Solidaridad Obrera y CTC, contra el despido de 344 personas de una campaña de telemarketing. Toda Barcelona conoció el conflicto que la Luisa y sus compañeras sacaron a la calle con una huelga indefinida que no se quedó dentro de las paredes de la empresa y que sacudió Barcelona de arriba abajo un día sí y otro también hasta conseguir no las reivindicaciones pero sí unas mejores condiciones para todas las afectadas. EULEN no sabe aún que Luisa será readmitida en su puesto y no a mucho tardar. De ello nos encargaremos desde Solidaridad Obrera y desde las organizaciones sindicales alternativas.

A continuación damos cuenta de cómo ha sido el despido y proximamente explicaremos como ha sido readmitida la compañera, al menos vamos a poner todo nuestro empeño, que es mucho, y todos nuestros medios en ello.

En el Movimiento Obrero las organizaciones genuinas no admitimos bajo ningún concepto componendas, la compañera represaliada por la lucha desarrollada no está sola, sus compañeras de trabajo y de Sección Sindical tampoco. EULEN tendrá noticias nuestras, en Barcelona y en la Ribera del Duero; su Vega Sicilia, sin duda un gran vino, que en este caso se les va a atragantar a sus propietarios represores.

LUISA CONTRA GOLIATH

Viajando en autobús por la carretera de La Coruña, a poca distancia de Madrid, uno puede extasiarse ante la flamante sede de uno de “nuestros” más imponentes grupos empresariales: Eulen.

Se trata de un edificio nuevo y grande, como corresponde a una firma de un tamaño espectacular: Eulen trabaja realizando más de 50 servicios para empresas de los más variados sectores, desde la seguridad a la limpieza viaria, pasando por el telemárketing y la Sanidad.

Eulen es un gigante. El grupo empresarial donde están empleados 3 de cada mil trabajadores españoles. Con una plantilla total de más de 84.000 asalariados, ha tenido unos ingresos consolidados en 2014 de más de 1.380 millones de euros.

Y es un gigante que, pese a su tamaño y su voracidad en el mundo ultra-competitivo del capitalismo, pretende tener buena conciencia. No en vano su Código Ético, disponible en su página web, expone a los cuatro vientos que forma parte de la política de personal de Eulen:

“Rechazar cualquier manifestación de acoso, abuso de autoridad, así como cualquier otra conducta que pueda generar un entorno de trabajo intimidatorio, ofensivo u hostil, favoreciendo un entorno de trabajo agradable y seguro. En este sentido, el Grupo Eulen, ha implantado políticas que reflejan su compromiso con la prevención y supresión de todas las formas de acoso en el ámbito de su Organización.”

Luisa Luque tiene 56 años y dos hijas. Lleva trabajando para la división de telemárketing de Eulen en Barcelona más de diez años. Y se ha topado de bruces con una realidad muy distinta a las bondadosas y progresistas declaraciones que esta transnacional de las subcontratas hace sobre sí misma.
Hace poco tiempo, Eulen despidió de golpe a 344 trabajadores de su división de telemárketing, lo que provocó una huelga indefinida apoyada por dos sindicatos especialmente combativos en la empresa: Solidaridad Obrera y el STC. Luisa, como delegada en el Comité de Empresa en nombre de Solidaridad Obrera comandó esa huelga, y se distinguió, antes y después de la misma, por sus actividades en defensa de los puestos de trabajo, su incansable labor en pro de los derechos legales de los trabajadores de Eulen, y su estar en el día a día a la vanguardia de las reivindicaciones y las luchas de los mismos.

La respuesta del gigante empresarial no se hizo esperar. Y no se pareció en nada a las flamantes declaraciones de su Código Ético, o de su innovadora página web:

En poco tiempo, Luisa fue objeto de cuatro expedientes disciplinarios, de los cuales uno ya ha sido archivado por no tener ninguna base; se le denegó una modificación de horarios a que tenía derecho; no obtuvo respuesta a su petición de un certificado necesario para sus estudios; y a la sección sindical de Solidaridad Obrera dirigida por ella se le negó un armario en la empresa donde guardar su documentación, que sí había sido puesto a disposición de otros sindicatos menos díscolos
No hay duda: un clima de trabajo “agradable y seguro”, donde se rechaza “cualquier otra conducta que pueda generar un entorno de trabajo intimidatorio, ofensivo u hostil”. Menos para quien intenta hacer valer sus derechos como trabajador, con el amparo de las leyes y del derecho fundamental a la libertad sindical.
Pero las maravillas éticas de la empresa no han acabado ahí.
Lo cierto es que Luisa ha sido despedida. Despedida justo después de volver de una incapacidad temporal derivada una cervicalgia. Concretamente ha sido despedida, ya trabajando, en el último día anterior a que prescribiera la supuesta falta cometida durante la baja.

Nos explicaremos: una vez que Luisa cayó enferma, y que los médicos del servicio público de salud decidieron colocarla en situación de incapacidad temporal, la gigantesca empresa de los miles de millones de euros contrató una agencia de detectives para espiarla. Y casi dos meses después de mejorar y volver a trabajar, le entregó la carta de despido por “tener una baja fraudulenta” (pero otorgada por el servicio público de salud) y por “realizar actividades contrarias a su recuperación”, como regar las plantas o hacer la compra.

Es de suponer que la rica ejecutiva que ha heredado Eulen hace poco, tras el fallecimiento de su padre, el fundador de la empresa, y que se ha negado a dar participación alguna a sus hermanos en la dirección de la misma, no tiene ese mismo tipo de problemas a la hora de hacer la compra cuando está enferma.
Eulen, pues, pisa fuerte contra Luisa. Se comporta con la arrogancia de un moderno Goliath. ¿Podrá Luisa derribarle con un latido de su honda? ¿Podrá el débil vencer al fuerte y soberbio como ha pasado otras veces (aún las menos) en la historia?

En esta narración os hemos contado dos mentiras…

Primero, os dijimos que Eulen “trabaja realizando más de 50 servicios”. Es falso. Nadie ha visto a Eulen hacer nada de nada. Eulen no trabaja. No vigila instalaciones, no limpia calles ni edificios, no llama a las casas vendiendo o arreglando nada.
Lo hacen todos y cada uno de los y las trabajadores de Eulen. Luisa, y las otras 84.000 Luisas. Sin ellos no hay nada, ni riqueza, ni trabajo, ni edificio en la carretera de La Coruña. La pregunta se impone: ¿Quién arma a Goliath sino los propios trabajadores con su pasividad?

Porque la segunda mentira es esa: no hay una honda mágica en las manos de Luisa. La única piedra que puede derribar a Eulen, hacer que el gigante muerda el polvo, es la solidaridad entre los trabajadores. Los de Eulen y los de fuera. Los de Barcelona y los de Madrid. Tú, que estás leyendo este texto y, nosotros, que conocemos a Luisa y vamos a apoyarla.

Sólo el pueblo salva al pueblo. Sólo la solidaridad real de los trabajadores constituye la base material de sus derechos. Sólo la lucha abre caminos.

¡¡¡ LUISA READMISIÓN !!!

El pasado viernes, día 5 de agosto, nuestra compañera Luisa Luque, delegada electa en el Comité de Empresa por Solidaridad Obrera, fue despedida de forma disciplinaria por parte de EULEN tras meses de persecución sindical.


Luisa nunca fue una persona grata para EULEN pero sobre todo desde las movilizaciones provocadas por el despido colectivo promovido tras la pérdida del servicio de atención al cliente de Endesa, que llevó al cierre del centro de trabajo de Rambla Guipúzcoa. El comienzo de dicho conflicto desencadenado por la empresa, provocó una movilización sin precedentes en el grupo EULEN y la convocatoria de la primera y hasta ahora única huelga indefinida de telemarketing de la historia a nivel estatal.


Luisa junto con otras compañeras de la Soli y del sindicato STC fueron el instrumento primordial para el éxito y el seguimiento mayoritario por parte de los trabajadores y trabajadoras, seguimiento que tantos quebraderos de cabeza ocasionaron a los responsables de EULEN.


Luisa tras el despido colectivo establecido por EULEN, fue de las pocas delegadas del Comité de Empresa que permaneció en la empresa y es desde ese momento cuando EULEN empieza a ejecutar sus propósitos de sacar de en medio a Luisa.


Negación de armario para la Secciones Sindicales de la Soli y STC, sindicatos convocantes de la huelga, no transformar su contrato a indefinido hasta pasado unos meses, hacer oídos sordos a la solicitud de un cambio temporal de horario por motivos de estudios reglados… ¡¡¡ no están tan necesitados !!! infinidad de cartas a la empresa esperando aun respuesta, etc. etc. y finalmente la contratación de una agencia de detectives, para hacerle seguimiento durante una situación de incapacidad temporal. Es en este punto donde la empresa despide a Luisa una vez reincorporada, vulnerando la normativa de protección de datos que protege el historial médico de todos los trabajadores e ignorando los informes médicos tanto de la Seguridad Social, de la Mutua laboral de la empresa y la empresa de seguimiento de bajas de EULEN, despide a Luisa por ser “incompatible con la incapacidad temporal” bajar la basura, hacer la compra, regar las plantas o coger el metro, tal como señala la carta de despido.


Con este comunicado todas las compañeras que formamos la Sección Sindical de Solidaridad Obrera queremos decir bien alto y claro que NO NOS VAN A CALLAR y que nuestra lucha continua con la firme voluntad e inflexible determinación de la reincorporación de Luisa a la plantilla de trabajadoras y trabajadores de EULEN.

¡¡¡ LUISA READMISIÓN !!!

Marcar el Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *